Estos sensores se suman a los ya instalados en la calle , constituyendo una red que permita la monitorización de datos para poder llevar a cabo actuaciones de distinto tipo. Ahora captan datos de conteo de vehículos, pero el objetivo es continuar instalando otros que midan también la calidad del aire, la humedad, la temperatura, la contaminación acústica, ha destacado el Consistorio.

“Continuamos extendiendo esta red de comunicaciones que nos va a permitir ir completando la base de datos ya creada”, ha indicado el concejal de Innovación y Nuevas Tecnologías, Meléndez, que ha añadido que en base a la información recopilada se podrán tomar futuras decisiones para mejorar la eficiencia en la prestación de los servicios públicos.

Sánchez Meléndez ha vuelto a incidir en que estos aparatos en ningún caso son radares ni tienen que ver con multas ni sanciones de tráfico”, pues van a permitir conocer en qué zonas hay exceso de tráfico o peor calidad del aire, por ejemplo, en función del tipo de sensor.

Esta actuación se está realizando con los fondos para proyectos EDUSI (Estrategias de Desarrollo ) a través de la empresa conquense .