La recreación histórica es una actividad que persigue la rigurosa imitación de las formas de vida y las costumbres de una determinada época, tal y como ha informado la organización en nota de prensa.

Los encargados de vivir y transmitir dicha época son recreacionistas, especialistas dedicadas al estudio y a la reconstrucción de otras épocas históricas, desde guerreros y artesanos hasta médicos, monjes, señores o campesinos.

Ubicado al suroeste de la provincia de Cuenca, el Castillo de Belmonte fue declarado Monumento Nacional de interés histórico artístico en 1931 y Bien de Interés Cultural (BIC). Reabrió sus puertas al público en julio de 2010 y ofrece al visitante un recorrido cultural desde el siglo XV hasta la actualidad.