Así lo ha señalado este miércoles durante el encuentro que ha mantenido con los representantes de la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de (SSPA). Se trata del presidente de la (CEOE CEPYME Cuenca), ; presidente de la Turolense (), ; y el vicepresidente de la Federación de Organizaciones (FOES), ; según ha informado la SSPA en nota de prensa.

Los representantes de las organizaciones empresariales de Cuenca, Soria y Teruel han señalado al ministro la necesidad de tomar medidas contra la despoblación y conseguir así atraer fondos, proyectos y la consecución de unos objetivos que en el caso concreto de Cuenca “deben promover proyectos empresariales y proyectos económicos”, ha dicho Catalá.

El ministro de Justicia ha escuchado los argumentos y también los trabajos realizados por Ceoe Cepyme Cuenca, FOES y CEOE Teruel dentro de esta Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa con el fin de buscar aliados que les permitan contar con proyectos y programas dentro del Acuerdo de -2026.

Según Catalá esta red se limita a estas tres provincias porque son las únicas que reconoce la estadística oficial de la Unión Europea con la consideración de zonas escasamente pobladas.

Por su parte, Sarrión ha destacado que esta reunión “es un paso importante por poder contar al ministro en qué situación se encuentra la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa, que se presentó a finales de 2016 y que está trabajando en con el fin de conseguir adhesiones a este proyecto y a partir de ahí intentar conseguir los objetivos de la agenda 2020-2026”.

El presidente de CEOE Teruel ha agradecido a Catalá su recibimiento, ya que “la problemática de la SSPA es un lobby que se acaba de constituir”.

ACCIONES CONTRA LA DESPOBLACIÓN

Con anterioridad a esta reunión, los responsables de este lobby ya han venido trabajando en contra de la despoblación con acciones que les han llevado a exponer la situación ante responsables europeos y reclamando que los fondos se apliquen íntegramente a actividades que sí han demostrado su capacidad de dar la vuelta al proceso de declive económico y demográfico que se extiende por estas tres provincias.

El modelo a seguir, han dicho, es el que se ha puesto en marcha en las regiones del norte de Suecia y Finlandia y en las Tierras Altas e Islas de Escocia —Highlands and Islands— donde han conseguido invertir un largo proceso de despoblación y abandono económico, aumentando la población y rejuveneciéndola.