En las votaciones participaron 373 (el 92,57%), de las que 176 respaldaron las candidaturas de CCOO y 153 las de UGT, con 15 votos en blanco. En el colegio de Técnicos y Administrativos CCOO logró 33 votos y un delegado y UGT 22 votos y otro delegado. En el colegio de Operarios y Fábrica, CCOO obtuvo 143 votos (seis representantes) y UGT 131 (cinco)

Así, el primer comité de empresa de Nagares/Mahle estará integrado por siete representantes de CCOO, de los que cuatro son mujeres, y por seis de UGT, tres de ellas mujeres.

CCOO valora la altísima participación y agradece el apoyo mayoritario a sus candidaturas. “Los trabajadores y las trabajadoras han reconocido, valorado y respaldado la implicación de nuestros candidatos y candidatas y de nuestro sindicato”, indicó , secretaria general de CCOO-Cuenca.

“La mayoría sindical que nos ha otorgado supone una responsabilidad que asumimos con orgullo y con el compromiso de trabajar para defender los derechos y los intereses de toda la plantilla.”

Dos rasgos fundamentales caracterizan a esta plantilla: por un lado, la presencia mayoritaria de mujeres; y, por otro, el muy elevado número de personas dedicadas a Investigación y Desarrollo de nuevos productos, una apuesta vocacional de la empresa desde su nacimiento.

Fundada en 1971 por , comenzó como taller de reparación; enseguida comenzó a desarrollar con gran éxito sus propios productos y ya no dejó nunca de ganar prestigio, clientes y tamaño; hasta que el pasado mes de marzo fue comprada por la multinacional alemana Mahle.

Una vez adquirida la empresa por Mahle, la plantilla enseguida vio la necesidad de organizarse y de constituir sus órganos legales de representación, con el correspondiente proceso electoral culminado ayer.

La preocupación y el objetivo de CCOO es, por un lado, que Mahle/Motilla del Palancar siga manteniendo tanto los altísimos niveles de estabilidad en el empleo que siempre ha tenido la plantilla de Nagares; como la fortaleza de su departamento de I+D, que siempre ha definido la trayectoria de la empresa y en la que ha asentado su éxito.

Y, por otro lado, mejorar el acceso y el ejercicio de determinados derechos laborales tradicionalmente postergados, como el respeto al derecho a la conciliación de la vida laboral y la personal y familiar.