Primero ha sido García-Page quien ha apuntado que este accidente “es el cuarto que se produce en lo que llevamos de año”, y aunque ha puesto en valor el “amplio consenso” entre Gobierno y agentes sociales en cuanto a medidas de prevención, “no sirve de explicación ni de paliativo”.

Así, ha defendido que “la inmensa mayoría de empresas” tienen mentalidad positiva, pero hoy “es un día triste”. “Hay veces que los accidentes pasan por falta de medidas, pero otras veces los accidentes son accidentes. Pero lo cierto es que todos los esfuerzos son pocos”, ha añadido.

También Patricia Franco se ha pronunciado al respecto. “Tiendo la mano a los que estamos en la mesa para avanzar en un acuerdo marco de prevención”, ha dicho.

NICOLÁS, “RABIA E IMPOTENCIA”

El presidente de la patronal, Ángel Nicolás, ha dicho sentirse “rabioso e impotente”. “No conozco a su familia, pero veo en el trabajador a mi hijo. Me imagino el dolor”, ha añadido.

“Me siento muy triste. Hay que trabajar, y me comprometo a trabajar más”, ha aseverado Nicolás, quien ha dicho que “no es de recibo” que hoy en día haya muertes por caídas en altura. “Se me parte el alma”.

En este punto, ha pedido más fondos europeos para luchar contra la siniestralidad. “Y si me tengo que ir a peregrinar descalzo y con cadenas, iré”, ha añadido.

También De la Rosa y Burgueño han mostrado su pesar, y mientras el líder de CCOO llamaba a “tomar cartas en el asunto”, ha pedido que los datos sirvan “de nuevo impulso para que la prevención sea más útil”; a lo que la gestora de UGT ha añadido que la lucha requiere “más trabajo”.