Dentro del programa “días de Arte conquense” organizado por la Concejalía de Cultura del Excelentísimo Ayuntamiento de Cuenca, el próximo miércoles 4 de julio se inaugurara a las 20h en el una exposición de la fotógrafa conquense, que permanecerá hasta el 31 de julio con el horario de apertura del centro cultural.

El tiempo, la distancia, el color y el sentimiento. Todo en este mundo es sagrado y tal cual ese poeta que entiende que un grano de arena puede ser un puente hacia lo invisible, las personas desde su origen buscan el hogar que marca el camino del tiempo y de la historia. En el fondo de su corazón se definen los valores universales que la fotografía saca a la luz cual soliloquio de la raza.

En esta exposición, diez personas de raza y origen diferente miran al mundo como ese tesoro que engrandece su alma sin olvidar que la tradición les definirá eternamente. Ahora, en Cuenca, renacen del ostracismo y viven la verdadera experiencia de la libertad que les ha provocado la retina fotográfica de María José Vieco, haciendo grande lo pequeño y permitiendo que la imaginación vuele entre miradas, expresiones, gestos, colores, sueños y transiciones morales hacia la esperanza. Sus palabras, sus pensamientos, su credo y su realidad les hacen sentirse bien ante una ciudad que les ha acogido y les mantiene en su seno generoso.

Graciela y Méjico; Margoth y Colombia; Ricardo y Argentina; Khalifa y Senegal; Rosa y Armenia; Iveta y Bulgaria; Keiko y Japón; Jennifer y Canadá, y Mohamed e Hira, de Pakistán. Todos invitan a no quebrar la tradición y en su gesto el camino está definido. Por eso, el proyecto de días de ARTE conquense, coordinado por , nos invita a esta magnífica exposición donde el blanco y negro como contraste y el color como diversidad, harán las delicias del público que pueda y quiera llegar al Centro Cultural Aguirre. Un reto como proyecto vivo del mundo. Miguel Romero