La de Cuenca señala que es necesario que las administraciones dejen de acudir al incremento de impuestos sobre el tejido productivo y que se centren en un ajuste del gasto.

La lamentan que nuevamente se hayan aprobado incrementos impositivos a las empresas como el reciente del impuesto de sociedades por parte del con el fin de ajustar el déficit, denunciando que siempre recaen las cargas en la misma dirección.

De este modo, señala que el incremento impositivo a las empresas supone que se doble el esfuerzo puesto que ya en cotizaciones sociales las empresas pagan por encima de la media de muchos países europeos.

En este sentido, la Confederación de Empresarios indica que el incremento de la base mínima de cotización un 8% y del 3% de la base máxima suponen un mayor ingreso para la Seguridad Social, pero también un incremento en los costes sociales de las empresas que pueden perjudicar al empleo.

En este sentido, CEOE CEPYME Cuenca señala que se debe dejar de gravar el tejido productivo y que el ajuste se tiene que hacer en el gasto de las administraciones.

La Confederación de Empresarios de Cuenca se une al parecer de CEOE cuando señala que la alternativa fácil de elevar impuestos en vez de reducir el gasto no productivo de la administración supone una alternativa cortoplacista de y de poco recorrido.

Asimismo señala que el , con sus medidas tomadas en el Real Decreto Ley que ha sido convalidado en el Congreso el pasado diciembre puede tener un efecto negativo sobre las inversiones en nuestro país frente a otras naciones que van a reducir la fiscalidad empresarial.

Revisión impuestos especiales

La Confederación de Empresarios de Cuenca también se suma al análisis de CEOE sobre el incremento de los impuestos especiales y recuerda que un incremento de los mismos no siempre va unido al aumento de la recaudación.

En este punto señala que la revisión del impuesto sobre el tabaco y el alcohol y la creación de un impuesto sobre bebidas azucaradas pueden perjudicar la inversión y el empleo en estos sectores.