En un comunicado, Cermi “lamenta y condena” los hechos denunciados por , hermana de la expulsada, según los cuales el representante de una empresa denominada “expulsó” de un acto comercial a esta mujer de 49 años con Síndrome de Down porque “podría asustar a la gente”.

El Cermi Castilla-La Mancha ha rechazado “de plano estos hechos, gravemente discriminatorios, que constituyen una violación de los más elementales derechos que asisten a toda persona”.

En este sentido, ha exigido a la justicia, a través de la Fiscalía, a la que se ha dado cuenta de lo sucedido, y a la Administración regional, que actúen al respecto para primero comprobar con celeridad los hechos denunciados y, si se confirman, sancionar a esta empresa para que sucesos como este no vuelvan a producirse.