Así ha reaccionado CSIF a la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el (INE), que indica que el paro bajó en Castilla-La Mancha en 5.000 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 3,15% menos que en el trimestre anterior, hasta situarse el total de desempleados en 154.900 personas.

Según ha informado el sindicato en nota de prensa, el paro femenino es mayoritario con 90.900 mujeres, con una tasa de desempleo del 21 por ciento, 5,3 puntos porcentuales por encima de la tasa de paro autonómica. El dato alcanza su “mayor crudeza” con las mujeres menores de 25 años, con una tasa de desempleo del 44,3 por ciento, por lo que, para CSIF “el acceso al mercado laboral sigue siendo una tarea pendiente”.

La inestabilidad, con 13.900 contratos temporales más en términos interanuales, continúa siendo “uno de los males del mercado laboral” en la región, y en este sentido el sector servicios ha liderado la destrucción de empleo en el primer trimestre de 2019 con 6.200 parados más tras la campaña de Navidad.

Por otra parte, el empleo público “sigue sin recuperar los niveles previos a la crisis”, ya que hay 10.200 asalariados menos dependientes del sector público respecto al segundo trimestre de 2011, momento con el mayor número de trabajadores adscritos a la Función Pública dentro de la serie histórica que publica el INE.

CSIF ha incidido en la importancia de contar unos servicios públicos de calidad para garantizar unos estándares básicos dentro de la sociedad del bienestar y para atender a los colectivos más vulnerables, entre ellos los parados de larga duración.