Garrido es un joven conquense que actualmente está teniendo una enorme proyección a nivel nacional e internacional y sus obras no deja indiferente al público que las contempla, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

La muestra es una recopilación de trabajos realizados a partir de objetos en desuso, su función se ha quedado obsoleta para el día a día, pero con un diseño y una forma atractiva.

La intención de estos trabajos es reciclar desde un punto de partida común. Modificar la función y reutilizar la forma de distintos objetos para amueblar, iluminar y personalizar los espacios más personales.

Al reciclar se recupera la ‘utilidad’ gracias a la adaptación de estos objetos a una nueva función, completamente distinta de la original, pero sin perder el encanto de la forma inicial.

Estos objetos reciclados forman parte del pasado y poseen la capacidad de evocar recuerdos.