Los trabajos han consistido en la eliminación de la valla de alambre galvanizado de simple torsión que cerraba el recinto de la ermita-cementerio por su lado sur y la construcción de un muro de mampostería de un metro de altura rematado por albardilla de piedra caliza sobre el que se ha colocado una reja de hierro de diseño sencillo de 1,20 metros de altura.

Además, se ha acondicionado la vegetación del talud situado junto al nuevo muro, el pavimento de losas de piedra caliza del interior del recinto y la jardinería.