La Guardia Civil de Cuenca recibió una llamada telefónica en su Complejo (C.O.C), que gestiona el teléfono de urgencias 062, en la que el propietario de una furgoneta comunicaba que le acababan de sustraer una furgoneta en esta localidad motillana, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Agentes de la Guardia Civil se desplazaron al lugar y establecieron un operativo, localizando la furgoneta cuando circulaba, a gran velocidad, por la autovía A-3 (-) a la altura del kilómetro 143, sentido .

Los presuntos autores de esta sustracción, tras verse descubiertos, abandonaron el vehículo y emprendieron la huída a pie, saltando la valla de la autovía. Finalmente, tras asegurar el vehículo, la Guardia Civil, consiguió detener a estas dos personas por un supuesto delito de hurto de uso de vehículo a motor.

Los agentes, tras inspeccionar el interior de la furgoneta, comprobaron que se le había hecho un “puente” en el sistema de arranque y que iba cargada con 6 grandes bolsas de nylon que contenían más de 500 cajas de zapatos llenas, haciendo sospechar a los agentes de su dudosa procedencia.

La Guardia Civil verificó que el calzado había sido robado, durante esa misma madrugada, en una zapatería de Motilla del Palancar, donde se habían sustraído más de 1.000 pares con un valor de unos 39.000 euros, consiguiendo recuperar así más de la mitad de la mercancía robada.

Ambos ocupantes de la furgoneta fueron detenidos por hurto de uso de vehículo a motor y robo con fuerza en las cosas en el interior de una zapatería. A uno de ellos le constaba una orden de detención ordenada por el Juzgado de Instrucción número Cuatro de la localidad madrileña de .

Las diligencias instruidas y los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Tarancón.

En el servicio han participado componentes de la Guardia Civil de La Almarcha, Casas de Benítez, Horcajo de y San Clemente.