La Diputación de Cuenca a través del servicio de suministro de agua potable está trabajando de forma intensa durante este periodo veraniego para que ningún pueblo de Cuenca se quede sin abastecimiento. Durante esta semana de agosto, el parque móvil ha llevado más de un millón de litros de agua a localidades como Cañamares, Bólliga, Villarejo Seco, Horcajada de la Torre, Villar del Saz de Navalón o Poveda de la Obispalía.

La institución provincial ayuda a los ayuntamientos en este periodo estival cuando la población multiplica varias veces su tamaño debido a los veraneantes y las fiestas patronales. Esta línea de trabajo es fundamental para los consistorios, ya que se ven sobrepasados en un servicio tan fundamental como es el abastecimiento de agua potable.

Desde el área de infraestructuras, el diputado y vicepresidente primero , ha destacado que con esta labor se cumple el principal objetivo de la Diputación, acometer las necesidades de todos los ayuntamientos, pero especialmente los de menor tamaño. Según ha apuntado López, “los alcaldes lo pasan muy mal cuando su pueblo se queda sin agua y desde la institución provincial vamos a trabajar cuando haga falta y donde haga falta para que esto no ocurra”.

El diputado de infraestructuras también ha querido agradecer a los trabajadores su profesionalidad y dedicación para acometer este problema que sufre la provincia en agosto. Según ha apuntado López, se han llevado más de 40 camiones cisterna que en ocasiones tienen que acceder a lugares complicados para cargar y descargar el agua, por este motivo ha querido mostrar su reconocimiento público.