Con el objetivo de continuar respaldando la integración socio-laboral de las personas con Síndrome de Down de la provincia, la conquense ha renovado el convenio de colaboración que mantiene desde hace años con la (ADOCU). Renovación que se ha materializado hace unos días con la rúbrica de dicho acuerdo entre el presidente de la Diputación, , y el presidente de ADOCU, , que conlleva una ayuda de algo más de 28.000 euros para el desarrollo de un proyecto de integración socio-laboral, que supone que cuatro jóvenes con este síndrome puedan trabajar en la institución provincial durante el presente ejercicio.

Prieto, que ha estado acompañado durante la firma por el diputado de Servicios Sociales, Francisco Javier Doménech, ha subrayado la importancia de este convenio, puesto que viene a contribuir a la normalización e integración de estas personas con Síndrome de Down tanto a nivel laboral adquiriendo una formación profesional gracias al desempeño de un puesto de trabajo en la institución como a nivel personal aprendiendo habilidades sociales en el trato diario con otras personas; algo, a su juicio, muy importante, porque les permite crecer como personas y abrirles una posibilidad de integración real en la sociedad. Pero este apoyo viene también, en opinión del presidente de la Diputación, a respaldar la excelente labor que lleva a cabo una asociación como ADOCU con este colectivo en nuestra provincia.

Un apoyo institucional y económico que no ha dudado en agradecer Cuesta, quien ha mostrado su satisfacción por la renovación de este convenio, que ha calificado como “esencial y primordial” para el cumplimiento de los objetivos del programa de esta asociación, que no son otros que conseguir que estos jóvenes estén adecuadamente preparados para su incorporación al mercado laboral, lograr que la sociedad vea como normal y deseable el que estas personas con Síndrome de Down ocupen un puesto de trabajo y estimular y concienciar a los padres sobre la importancia del trabajo para la integración de sus hijos con el fin de que entiendan que con una pronta y adecuada integración socioeducativa tienen la posibilidad de conseguir su integración laboral en igualdad de condiciones. Algo a lo que, según ha llamado la atención el presidente de ADOCU, también contribuyen en gran medida los trabajadores de la Diputación que comparten con los jóvenes el día a día. No es de extrañar, por lo tanto, que haya querido reconocer su esfuerzo y agradecer su comprensión y colaboración.

En esta línea, tanto Prieto como Cuesta han llamado la atención sobre los buenos resultados de este convenio hacia dicha integración socio-laboral y, como ejemplo, han puesto el caso de , uno de los beneficiarios de esta colaboración, que estuvo trabajando en la Residencia Provincial Sagrado Corazón de Jesús durante algo más de seis años y que, ahora, tras aprobar la correspondiente oposición, se ha convertido en ordenanza de la Subdelegación de Defensa en Cuenca. Todo un ejemplo que, para ambos, supone un acicate para continuar con este convenio, porque “está claro que el objetivo final es real y factible”.

Convenio

Gracias al acuerdo rubricado hace unos días, cuatro jóvenes son Síndrome de Down se han incluido en el programa de integración socio-laboral de ADOCU, que contempla, por un lado, una fase formativa a desarrollar en la sede de la asociación centrada en el reforzamiento y ampliación de habilidades sociales y comunicativas, la adquisición de habilidades cognitivas y la consolidación de las destrezas ya adquiridas y, por otro lado, una fase práctica a llevar a cabo en dependencias de la Diputación Provincial de Cuenca.

En concreto, dos jóvenes desempeñan las labores propias de un puesto de ayudante de ordenanza, que conlleva desde realizar tareas simples de apoyo administrativo dentro y fuera del centro donde se encuentren, fotocopiar documentos o recoger, clasificar y entregar correspondencia hasta orientar y atender al público o atender ocasionalmente el teléfono.

Otro de los beneficiarios lleva a cabo funciones propias de técnico de atención socio-sanitaria de enfermería en la Residencia Sagrado Corazón de Jesús, tales como acompañamiento y apoyo a las tareas del fisioterapeuta, realización de ejercicios de mantenimiento con los usuarios de los Servicios Sociales y acompañamiento de usuarios en su movilidad.

Y, sin dejar la residencia provincial de mayores dependiente de la Diputación, un cuarto asociado de ADOCU realiza actividades propias de un operario de lavandería. En consecuencia, se encarga de operaciones de clasificación, lavado y acabado de artículos textiles aplicando las técnicas y procedimientos necesarios bajo la supervisión de un responsable, doblar las prensas de ropa y colgar camisas en perchas, etc.

En definitiva, unas tareas con las que estos jóvenes adquieren no solo una formación profesional, sino también una serie de habilidades sociales y comunicativas, que les sirven de herramientas para su integración total en nuestra sociedad.