Diputación de Cuenca trabaja para que el tejido asociativo de la provincia siga creciendo y dinamizando los municipios conquenses. En esta ocasión, serán las asociaciones de mayores las que recibirán ayudas para los clubes, hogares, asociaciones y federaciones de jubilados y/o pensionistas.

El Boletín Oficial de la Provincia publicó el pasado lunes la relación de organizaciones que se han visto beneficiadas, en total han sido 125 asociaciones que recibirán cada una un total de 389,61 euros, en total se han invertido más de 48.000 euros. Este dinero ha sido justificado previamente y se ha invertido en promover la integración y participación del colectivo de las personas mayores con el objetivo de favorecer su mantenimiento en el medio social habitual. Las actividades organizadas han tenido un carácter cultural, recreativo y de convivencia que ha servido para dinamizar la vida de los pueblos en la provincia de Cuenca.

La diputada de Servicios Sociales, , ha destacado la importancia social que tienen las personas mayores en los municipios como fuente inagotable de conocimiento, son museos etnográficos vivientes que conservan en su memoria las tradiciones individuales de cada municipio.

Además, según ha apuntado Cantarero, tenemos una deuda como sociedad, ya que esta generación es responsable de la etapa histórica donde España ha vivido un despegue como país, “esto ha sido gracias a nuestros abuelos y abuelas, por este motivo, las instituciones tenemos que estar a su lado para ayudarles en todos los ámbitos de la vida”.

Entre las asociaciones que se han visto beneficiadas por esta convocatoria de ayudas correspondiente al 2018 se encuentran la Asociación Democrática de Pensionistas de Campillo de Altobuey, la Asociación de Ancianos, Jubilados y Pensionista de Santa María de los Llanos, la ¿Monte Rodenal’ de Zarzuela o la ¿San José Obrero’ de Cardenete, entre otras.

Desde el departamento de Servicios Sociales de la Diputación de Cuenca están trabajando en la convocatoria de este 2019 para poder mejorarla y adaptarla a las necesidades que tienen las agrupaciones de personas mayores.