La Diputación Provincial de Cuenca ha renovado su apoyo a Diocesana de Cuenca con la rúbrica del convenio de colaboración por el que concede a la organización benéfica un total de 27.000 euros para el mantenimiento de su proyecto de centro residencial, también conocido como pisos de acogida. Firma que han materializado esta misma semana en el Palacio Provincial el presidente de la Diputación, , y el director de Cuenca, , que han estado acompañados del diputado de Servicios Sociales, Francisco Javier Doménech.

Prieto no ha dudado en agradecer a esta institución benéfica su labor diaria y callada en beneficio de la sociedad. Y es que, en su opinión, se trata de un trabajo encomiable, que desempeñan con gran eficacia localizando y atendiendo las necesidades más urgentes de la sociedad y llegando, incluso, allí donde las administraciones no lo hacen.

De ahí que el presidente de la Diputación considere “más que necesario” este respaldo económico, puesto que, al fin y al cabo, contribuye a que estas acciones solidarias no solo se puedan prestar a aquellas personas con necesidades, sino también hacerlo de una manera más adecuada y eficaz.

Martín, por su parte, no ha querido dejar pasar la oportunidad de agradecer a la Diputación su constante apoyo a Cáritas, porque está posibilitando ese objetivo de intentar conseguir “una sociedad más humana, justa y sostenible”. En este caso, según ha recordado, la ayuda se destina al mantenimiento de los pisos de acogida, en los que se cubren las necesidades básicas de personas que están en riesgo o exclusión social, debido a que su situación personal, familiar y social se ha visto empobrecida.

El objetivo de este proyecto asistencial, tal y como ha detallado, no es otro que, tras el correspondiente diagnóstico inicial y la determinación de un itinerario personalizado, normalizar la situación de personas y/o familias, a través de sus competencias y habilidades sociales, para volver a tener una autonomía plena.

Y es que se trata de personas que han visto mermadas sus ámbitos vitales, que van desde la pérdida de empleo y los efectos derivados del mismo y que han hecho que carezcan de recursos económicos y no puedan hacer frente a pagos de vivienda y otro alojamiento; en una palabra, a encontrarse alejados de la media estándar de la sociedad.

Para ello, Cáritas busca que estos pisos de acogida sean un “casa” donde los beneficiarios encuentren un espacio de acogida, comprensión y cariño, ya que sienten que nadie les escucha, que son simples estadísticas y que ni no salen a la luz a nadie les importa.

No es de extrañar, por lo tanto, que teniendo en cuenta la relevancia de este servicio de Cáritas, el presidente de la Diputación haya manifestado la predisposición de la institución provincial a continuar colaborando, a la vez que les ha animado a seguir con esta labor tan necesaria.