En la rueda de prensa de presentación del convenio para la elaboración de un inventario del patrimonio histórico de la provincia de Cuenca, Redondo ha agregado que dicho patrimonio “está muy dañado” y que en próximas fechas se remitirá a los ayuntamientos conquenses una circular para instarles a comunicar al colegio un listado de su patrimonio.

Los objetivos de dicho acuerdo son el conocimiento y catalogación del conjunto del patrimonio de la provincia de Cuenca, la realización, a través de fichas de catalogación consensuadas con los servicios de patrimonio y arqueológicos provinciales, de una radiografía del estado actual del mismo y su grado de conservación, así como de un estudio histórico y de documentación de cada bien inmueble para su catálogo y protección.

De igual modo, pretenden llevar a cabo un análisis de cada inmueble al tiempo que se plantearán acciones de conservación y mantenimiento y líneas de urgencia “para no perder nuestro patrimonio e identidad”, según Redondo.

Asimismo, se establecerán y diseñarán líneas de acción para la difusión y conocimiento del mismo entre la población así como un estudio de las oportunidades de gestión.

El proyecto, que se desarrollará en los próximos años y que contempla la puesta en marcha de cursos de especialización en peritaje y diagnosis de las patologías patrimoniales para los arquitectos de Cuenca, incluye también una publicación que englobará el estado actual del patrimonio provincial con el fin de ayudar y asesorar a los pequeños municipios, según ha anunciado Redondo.

Por su parte, el presidente de la Diputación, , ha indicado que, con este inventario, que en su primera fase cuenta con una inversión de 40.000 euros para la elaboración de las fichas, la Institución provincial pretende que cualquier administración pública tenga en él “una referencia a la hora de hacer intervenciones”.

La “voluntad” de la Diputación es que, “a la mayor brevedad posible, a lo largo de esta legislatura” esta “guía útil”, como la ha calificado Prieto, sea una realidad, de modo que permita a las administraciones “afrontar procesos de rehabilitación y ver cómo hacer rentable a este patrimonio y que pase de ser un problema a ser una oportunidad”.