La Diputación Provincial de Cuenca, de la mano de la (FDMCM) y con la colaboración de , ha acondicionado el Sendero de la Vía Negrín, entre y , con una inversión cercana a los 22.000 euros, que ha permitido su homologación e inmediata incorporación a la Red Provincial de Senderos de Cuenca.

Sendero denominado PR-CU 116 que ha sido inaugurado este miércoles por el presidente de la Diputación, , que ha estado acompañado del presidente de la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha, ; el responsable de Relaciones Instituciones de Iberdrola, ; el alcalde de Belinchón, ; y el teniente de alcalde de Tarancón, .

Prieto, que ha mostrado su satisfacción por el resultado final de esta intervención, ha querido destacar la relevancia de este nuevo sendero, no solo por la posibilidad de practicar deporte y disfrutar del entorno natural de esta zona, sino, además, por el hecho de que la continuidad de la Vía Negrín hacia la Comunidad de lo convierten en un camino natural entre ambas provincias y, por lo tanto, en una vía singular de conexión; sin olvidar, por supuesto, que contribuye, asimismo, a identificar y poner en valor la riqueza patrimonial de esta zona de cara al visitante, sobre todo madrileño.

No es de extrañar, por lo tanto, que el presidente de la Diputación haya querido agradecer el apoyo económico de Iberdrola aportando el 46 por ciento de la inversión total, así como el trabajo desarrollado tanto por la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha, dentro del convenio que mantiene con la Diputación, como por el personal del , que ha permitido poner en marcha este sendero tan importante no solo para Belinchón y Tarancón, sino también para la provincia.

En términos similares, Ortega ha querido llamar la atención sobre la singularidad del Sendero de la Vía Negrín, porque, según ha recalcado, es mucho más que una vía para la práctica del senderismo, ya que, además, cuenta con una marcada vertiente histórica, une dos localidades y el apoyo de Iberdrola ha permitido dotarlo con unas instalaciones explicativas que permitirán un mejor disfrute del sendero y su entorno.

Los representantes municipales, por su parte, no han dudado en mostrar su satisfacción por la puesta en marcha de este sendero, que consideran será beneficioso para ambas localidades. No es de extrañar, en consecuencia, que el alcalde de Belinchón, municipio por el que discurre el 80 por ciento de la Vía Negrín, no haya dudado en tildar este sendero “importante”, porque, al fin y al cabo, va a dar una mayor visibilidad a esta zona de cara a la vecina Comunidad de Madrid.

Sendero de la Vía Negrín

Con un trazado circular de 20 kilómetros y una dificultad media, el Sendero de la Vía Negrín une las localidades de Tarancón y Belinchón, a través de la conocida como Vía Negrín y el camino viejo de Madrid, incluyendo una variante de recorrido corto y la visita de distintos puntos de interés.

Se conoce como “Vía Negrín” o “Tren de los 40 días” a una de las líneas ferroviarias construidas con objetivos militares durante la Guerra Civil Española, en concreto el tramo que unía Torrejón de Ardoz con Tarancón. Su construcción fue promovida por el ministro republicano con el objetivo de proporcionar conexión ferroviaria con el Levante y fue inaugurada oficialmente el 11 de junio de 1938, si bien no estuvo mucho tiempo en funcionamiento.

De esta antigua infraestructura aún se conservan tanto restos de obra civil como puentes, túneles, alcantarillas, escolleras y muros de contención con los que salvar los numerosos accidentes geográficos, como incluso restos del balasto sobre el que se asentaron las traviesas. De hecho, el sendero discurre durante más de cinco kilómetros sobre este emblemático trazado, acondicionado como Vía Verde en otros tramos.

El Sendero de la Vía Negrín, además del hilo conductor de la propia vía férrea, cuenta además con otros atractivos y elementos de interés pertenecientes al patrimonio histórico, cultural, etnográfico y natural de La Mancha alta de Cuenca y que quedan señalados y documentados a través de mesas de interpretación instaladas sobre el terreno: la torre del Telégrafo, Las “Emes”, la fuente de la Hontanilla, el lavadero y la iglesia parroquial de Belinchón, el chozo y las Trincheras de Tarancón o las magníficas atalayas de la Peña del Gato o la Peña del Águila.

El proyecto de acondicionamiento ha llevado consigo una inversión cercana a los 22.000 euros, cofinanciada por la Diputación de Cuenca e Iberdrola, y se ha ejecutado en dos fases. En una primera fase se abordaron las tareas de adecuación y acondicionamiento del trazado consistente en el desbroce, limpieza, apertura y afianzamiento de la traza, así como la instalación de elementos básicos de señalización vertical.

La segunda Fase, más completa, ha permitido dotar al sendero de los elementos necesarios para su homologación a través del diseño e instalación de los elementos de información y la señalización en soporte natural.

Una vía que, sin duda, hará las delicias no solo de los amantes del senderismo, sino también de vecinos y turistas al poder disfrutar de distintos ejemplos del patrimonio histórico, cultural y natural de esta zona de La Mancha Alta conquense.