La Diputación Provincial de Cuenca ya ha convocado el Plan de Obras y Servicios (POS) correspondiente al ejercicio 2019 con la publicación en la edición de hoy del Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de las normas reguladoras de este plan, que conlleva una inversión cercana a los 9 millones de euros. En consecuencia, a partir de mañana, sábado, se abre para todos los Ayuntamientos de la provincia el plazo de presentación de solicitudes de actuaciones, que se prolongará hasta el próximo 10 de diciembre.

Con esta nueva edición del Plan de Obras y Servicios, se busca garantizar que todos los pueblos de la provincia dispongan de unas infraestructuras básicas adecuadas e invertir de una manera acorde a las necesidades de cada localidad, tal y como ha recordado el diputado de Fomento, , quien ha añadido que de ahí que la asignación de fondos se lleve a cabo con criterios poblacionales; concretamente, con las cifras de población oficial resultantes del Padrón Municipal a 1 de enero de 2017 elaborado por el (INE).

Criterio que, según ha recalcado Parrilla, permite priorizar y tener un tratamiento especial hacia los municipios más pequeños, siendo éstos los que menos aportación municipal deben afrontar y que se va incrementando cuanto más habitantes tienen, oscilando entre el 5 por ciento de los pueblos de 1 a 200 vecinos censados y el 40% de aquellos con más de 50.000, sin olvidar, por ejemplo, el 7% de los que tengan una población de 201 a 600 habitantes o el 15 de aquellos de entre 1.501 y 3.500.

Así las cosas, indicar que las asignaciones de inversiones del POS 2019 para los municipios de la provincia quedarán de la siguiente manera: de 1 a 200 habitantes le corresponden 21.000 euros; de 201 a 600, 24.000 €; de 601 a 1.500, 30.000; de 1.501 a 2.500, 42.000; de 2.501 a 3.500, 54.000; de 3.501 a 4.500, 78.000; de 4.501 a 5.500, 108.000; de 5.501 a 6.500, 126.000; de 6.501 a 10.000, 138.000; de 10.001 a 50.000, 156.000; y de más de 50.001, 156.000 euros.

A estas asignaciones, hay que sumar las inversiones adicionales que se otorgan a aquellos municipios por cada una de sus pedanías, que no son otras que 9.000 euros para aquellas con hasta 10 habitantes, 12.000 para las que tengan censados de 11 a 100 vecinos, 20.000 para aquellas de 101 a 200 habitantes, y 24.000 para las que superen los 200 vecinos.

En este sentido, el diputado de Fomento ha recalcado que, dentro de esa política del equipo de Gobierno de apoyar de manera especial a los núcleos más pequeños, la Diputación se hará cargo del 100% de la inversión asignada a las pedanías de aquellos municipios de hasta 1.000 habitantes, salvo si la pedanía supera los 200 vecinos, en ese caso, la aportación será la misma que le corresponda por el núcleo principal del municipio.

Las normas de este año no han sufrido grandes modificaciones, tan solo se han introducido pequeñas novedades, como es el caso del establecimiento de que sea el órgano competente de cada Ayuntamiento y no exclusivamente el Pleno el que deba tomar el acuerdo de solicitud de obra u obras a incluir en el POS o la necesidad de remitir visado por el correspondiente y en formato digital el proyecto de la obra, una vez haya sido supervisado favorablemente por los Servicios Técnicos Provinciales.

No obstante, sí se vuelve a apostar por continuar incentivando que los Ayuntamientos deleguen la adjudicación de las obras a la Diputación con el fin de reinvertir en esos municipios, a través de remanentes, las bajas obtenidas por la institución provincial en las contrataciones y, por otro lado, respaldando de manera especial aquellas obras encaminadas a la eficiencia energética y relativas al ciclo integral del agua rebajando en un 5% la aportación municipal, o las relativas a recuperación de patrimonio histórico y Bienes de Interés Cultural (BIC), donde la Diputación se hace cargo del 100% del coste de la obra.