La Diputación Provincial de Cuenca va a emprender a principios del próximo mes de marzo la restauración del Retablo Mayor de la iglesia parroquial de , que va a suponer un desembolso cercano a los 35.000 euros, de los que el 75% corre a cargo de la institución provincial y el 25 restante de la Parroquia y el Ayuntamiento de la localidad. Así lo ha anunciado el diputado de Cultura, Francisco Javier Doménech, quien ha puntualizado que en la actualidad se están acometiendo los estudios técnicos previos al inicio de los trabajos de recuperación, que no son otros que el montaje del andamiaje, el fotografiado digital e inflarrojo de la obra, la correspondiente analítica y el estudio histórico-artístico.

Doménech, que ya ha tenido en alguna ocasión la oportunidad de conocer in situ esta obra renacentista del siglo XVII acompañado, entre otros, por el alcalde del municipio, , ha detallado que esta intervención se encuadra dentro del Plan de Restauración de Obras de Arte de la Diputación, dotado con más de 350.000 euros y en el que se han incluido, además del retablo de , otros ocho más, que no son otros, que los de Portalrubio, Gascueña, La Parra de las Vegas, Montalbanejo, Las Majadas, del Rey, y Sisante, así como una alfombra del siglo XVIII de Cañaveras.

El diputado de Cultura ha llamado la atención sobre la excelente acogida que ha tenido esta intervención no solo en la Parroquia y el Ayuntamiento, sino también entre los vecinos del municipio, puesto que, al fin y al cabo, se trata de una de las obras de arte de mayor relevancia de la localidad, sin olvidar, por supuesto, el valor sentimental que tiene para ellos.

Estado de conservación

El Retablo Mayor de la iglesia de San Pedro Apóstol, aunque estructuralmente parece estable, se encuentra en mal estado de conservación. Y es que, según los estudios iniciales, ha sufrido una importante modificación en la zona del sagrario al haber perdido el elemento central de cerramiento, siendo sustituido por una tabla y unos escalones que montan sobre parte del original, mientras en el centro se conserva el sagrario original aunque con pérdidas.

Sin embargo, el mayor daño que ha sufrido el retablo es la aplicación de una gran cantidad de repintes que afectan principalmente al fondo de todas las escenas, carnaciones y algunos ropajes, dorados de la predela y mitad de los fustes de columnas.

Además, el panel de la hornacina central ha sido pintado con una escena de ángeles de baja calidad, no pudiendo determinar si debajo se conserva el original o si el mismo panel es de factura posterior. Lo mismo ocurre con la imagen de la Virgen, siendo posiblemente una imagen antigua con una gran cantidad de repintes que desvirtúan su valor. Todo ello, sin olvidar que el dorado y la policromía presentan una deficiente adhesión al soporte, por lo que los levantamientos y pérdidas son considerables.

Retablo y su restauración

Un retablo renacentista, no obstante, de buena calidad en madera dorada y policromada. Con unas dimensiones de 4,9 x 6,5 metros, consta de predela con relieves alusivos a la Adoración de los Pastores y la Anunciación y con un cuerpo central con dos pisos y tres calles y ático.

La advocación del retablo y de la iglesia parroquial es a San Pedro apóstol, de ahí que se encuentren en el cuerpo central relieves representando el encuentro de Cristo con San Pedro, el santo predicando en un púlpito, San Pedro liberado por un ángel y su crucifixión. En el ático, preside una escultura, a priori de factura moderna, de San Pedro delante de su trono, mientras que en la hornacina central con marco de espejos sobre templete para el sagrario, una imagen de la .

La recuperación de esta obra del siglo XVII, que será acometida por la restauradora , eso sí, bajo la dirección y supervisión del , comenzará con el sentado de la policromía, para, a continuación, acometer la limpieza superficial y de policromía de la mazonería. Paralelamente, se procederá de la misma manera a la restauración de la escultura de la Inmaculada Concepción.

Por lo tanto, en algo más de una semana el pueblo de Hontanaya comenzará a ver cómo su Retablo Mayor de San Pedro Apóstol empieza a recuperar su esplendor de antaño. Trabajos que se prolongarán aproximadamente durante unos cuatro meses.