Dichas actuaciones están incluidas en el plan de rehabilitación de la Diputación, a la espera de la publicación de las bases de la convocatoria con cargo a los fondos FEDER. Entre ambos proyectos, la inversión en rehabilitación de patrimonio asciende a 9.851.762 euros.

Así lo ha indicado Huete en rueda de prensa, en la que ha detallado que las actuaciones previstas con cargo al presupuesto de Diputación “se abordarán inmediatamente, en los próximos meses”, lo que demuestra, a su juicio, que la Diputación Provincial de Cuenca “está destinando todos sus esfuerzos a potenciar, rehabilitar y conservar su patrimonio histórico y cultural”.

Las intervenciones contempladas en este plan de rehabilitación con fondos propios incluyen actuaciones en los muros del castillo de Rochafría en Beteta, la antigua iglesia de San Bartolomé en Moya, la ermita de Santa Catalina y del foro republicano y Ninfeo de Valeria, la torre medieval de Chumillas, el antiguo convento de las clarisas en Villanueva de la Jara, el castillo de Fuentes en Villarejo de Fuentes, la adecuación interior del convento de frailes de Villaescusa de Haro o la señalización y musealización de la Cueva del Estrecho de Villares del Saz.

Un plan de patrimonio que, en los próximos años, se completará, hasta alcanzar un presupuesto total de 4.925.836 euros, que se unirán a la convocatoria pública con cargo a fondos europeos y bajo la tutela de la Junta como organismo intermedio del Plan Operativo de Castilla-La Mancha 2014/2020.

En este punto, Huete ha subrayado que la “maquinaria de la Junta se mueve muy lenta”, dado que fue en junio de 2015 cuando la Diputación recibió la comunicación que la habilitaba como organismo intermedio para seleccionar y poner en marcha actuaciones de este tipo y ha sido hace poco cuando han recibido contestación sobre “procedimientos o criterios de selección”.

En cualquier caso, según ha adelantado, las bases están “en fase de elaboración y ya muy avanzadas” y se trataría de una convocatoria pública en régimen de concurrencia competitiva destinada a la selección de inversiones “con el fin de promover la protección, el fomento y el desarrollo de bienes inmuebles de interés cultural, bienes de interés patrimonial o elementos de interés patrimonial”.

“En las próximas semanas se comunicará al organismo intermedio con informe técnico para que dé el visto bueno a esta convocatoria”, ha indicado Huete, para, a continuación, remachar que dichas actuaciones estarán cofinanciadas al 80% con cargo a los fondos FEDER 2014/2020 y al 20 por ciento con cargo al presupuesto de Diputación.

Por su parte, el presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, , ha puesto en valor la “apuesta firme en rehabilitación y conservación del patrimonio” que ha realizado desde el año 2012 la institución que preside en relación a un “legado y una responsabilidad” como “herramienta para el desarrollo rural y para fijar población al territorio y generar empleo”.

Prieto también ha incidido en la apuesta por “agilizar” la aplicación de los fondos comunitarios, que se encuentran “a la espera” de ser “formalizados”. “Esperemos que no pongan trabas ni impedimentos, puesto que serán todos los municipios de la provincia los que puedan concurrir a la convocatoria” ha espetado Prieto en referencia al Gobierno regional.

A este respecto, ha anunciado su intención de “llevar los trámites administrativos durante el mes de noviembre, aprobarlo en pleno en noviembre para que antes de final de año esté la convocatoria en marcha”.

CAPITAL GASTRONÓMICA

En otro orden de cosas, tras felicitar a por haber sido designada Capital Española de la Gastronomía para 2017, Prieto se ha mostrado “totalmente convencido” de que Cuenca tomará el relevo en 2018 “por los méritos que tiene y por el tesón y el empeño que el alcalde de Cuenca y la Corporación municipal están poniendo para que esto sea así”.

De la misma forma, ha insistido en que “cualquier acción que sea buena para que el nombre de Cuenca suene como capital gastronómica” contará con el apoyo de la Diputación Provincial, “independientemente de que en esta ocasión no haya podido ser”.

“Estamos convencidos de que trabajar en esta línea es positivo para Cuenca, para nuestro sector de hostelería, para la restauración y, por supuesto, para el sector agroalimentario”, ha resuelto, refiriéndose a él como un “sector estratégico, que tiene un peso importante y que precisamente nos da nombre a nuestra gastronomía”.