“Volvemos a ser de las primeras regiones de España que incluyen planes de adaptación en su política frente al , fruto de un compromiso adquirido en octubre de 2009, en el que presidente Barreda firmaba el Pacto Regional contra el cambio climático con 17 organizaciones representantes de toda la sociedad castellano-manchegas y de las que hay que destacar a empresarios, sindicatos, universidades, agricultores y consumidores y usuarios”, ha subrayado el director general de Política Forestal, Darío Dolz, durante el Congreso Internacional de los Objetivos del Milenio que se ha celebrado hoy en el Campus de Cuenca.

Fruto de este compromiso se ha implementado una Estrategia frente al cambio climático que incorpora más de 220 medidas de mitigación y más de 65 medidas de adaptación, y que tendrá su aprobación definitiva antes de que finalice el año, “aunque sus medidas se vienen aplicando desde el primer momento de su gestación puesto que existe una total coordinación entre la distintas Consejerías a través da la Oficina de Cambio Climático de Castilla-La Mancha”, ha destacado Dolz.

“Garantizar la sostenibilidad de medio ambiente, uno de los ocho objetivos de Desarrollo del Milenio, es prioritario para el Gobierno de José María Barreda, y puedo asegurar que está echando el resto para alcanzar, en la medida de nuestras posibilidades, ese horizonte 2015”, ha subrayado el director general. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) deben de alcanzarse en el horizonte 2015 y se componen de ocho Objetivos y 21 metas cuantificables que se supervisan mediante 60 indicadores.

El retrato que ha presentado Darío Dolz se ha referido a los asuntos de su competencia, que se incluyen en el objetivo de garantizar esa sosteniblidad; y en ese sentido, ha apuntado que “la acción del Gobierno regional ha permitido que en el período 1993-2004 la superficie forestal arbolada de la región se haya visto incrementada en aproximadamente. 900.000 ha, hasta alcanzar un total de 2.739.597 hectáreas, lo que ha supuesto un incremento aproximado del 48%, según se extrae del III Inventario Forestal Nacional (IFN)”.

Este incremento se debe a tres elementos fundamentales de la política forestal del Gobierno regional: por un lado, el fomento de las tareas selvícolas para incrementar las masas arboladas tanto en montes públicos como en montes privados mediante el apoyo económico a sus propietarios; el buen funcionamiento de los programas de reforestación de tierras agrarias que ha permitido recuperar más de 100.000 hectáreas de masa forestal, por otro. “Y como tercer elemento, la lucha integrada contra los incendios forestales que ha hecho, por ejemplo, que 2010 haya sido la mejor campaña de los últimos cuarenta años, con sólo 152 hectáreas arboladas afectadas, a pesar de las más de 1.500 intervenciones que los servicios de INFOCAM han tenido que realizar a lo largo de la misma”, ha afirmado el director general de Política Forestal.

Con respecto segundo indicador de este objetivo, las emisiones totales de dióxido de carbono, “y si comparamos las emisiones de nuestra región en los años 2007 y 2008 (datos más recientes disponibles), nos encontramos con una reducción neta de emisiones de 3,2 millones de Tn de CO2-eq, lo que supone un 11,3% de reducción de las emisiones (España ha reducido sus emisiones de 2008 en un 7,5% respecto al 2007).

Para finalizar, Dolz se ha referido al uso de nuestros recursos hídricos, y según se puede extraer de los datos de la encuesta Esyrce 2009 (Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos) del MARM, “Castilla-La Mancha es la 2ª Región de España, por detrás de Andalucía y por delante de Castilla-León y Aragón, en superficie de regadío, con un total de 490.625 ha, representando el 14,3% del total nacional”.

Asimismo, en cuanto a la distribución del regadío por tipo de sistema, Castilla-La Mancha es líder frente al resto de CCAA (2ª a nivel nacional) en riego automotriz, riego localizado y aspersión, tecnologías que garantizan la máxima eficiencia en el uso del recurso.