El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ha presentado este jueves el nuevo modelo de ayuda a domicilio que, tal y como ha recalcado, “estará disponible en todos los municipios de la región”. Se trata de Un paso adelante importante, dado que hasta la fecha había más de 200 municipios cuyos ciudadanos no tenían derecho a recibir estos servicios, debido a que los ayuntamientos no mantenían convenio con la Junta.

Este nuevo modelo complementará la colaboración con los ayuntamientos con cheques de ayuda a domicilio para los usuarios. De esta forma, ha explicado el consejero, “se garantiza la elección de quién atiende al usuario y se promueve la creación de empleo, especialmente para mujeres, en el ámbito rural”.

A su juicio, se consigue un servicio más equitativo, “que evitará que los ciudadanos de unos municipios financien a los de otros”, y más justo, ya que “sólo recibirá el servicio quien más lo necesita: las familias con menores en riesgo y los más vulnerables”, ha asegurado el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales.

Gracias a estas modificaciones se evita el hecho de que anteriormente se otorgara ayuda a domicilio a personas que realmente no la necesitaban o con más nivel de renta que otros. Además, se consigue unificar el precio del servicio en toda la región. Y es que hasta la fecha había ayuntamientos que mantenían un copago más elevado (Cuenca capital entre ellos) y otros con copagos mínimos.

Otra de las novedades del nuevo modelo aprobado hoy por el es que se facilita el acceso inmediato al servicio sin tener que esperar un año a la firma de un acuerdo con el ayuntamiento correspondiente, ya que el protagonismo lo tiene el usuario.

Con este nuevo sistema de atención, las personas con ingresos inferiores a 530 euros recibirán gratuitamente el servicio de teleasistencia y tendrán que abonar menos de un euro al día en caso de que reciban ayuda a domicilio.

Así, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aportará 11,5 euros por hora de ayuda a domicilio entre lunes y sábado (un 5 por ciento más de lo que financiaba el Decreto de 2009 del anterior Gobierno) y 15 euros por hora en domingo y festivos.