Organizado por la Asociación Social – 4, mediante la colaboración de la , la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha e Instituto de Ciencias de la Salud –ICS- (Consejería de Sanidad), la Diputación Provincial de Cuenca y los Ayuntamientos de El Provencio y Casas de los Pinos.

Los valores tradicionales de nuestra sociedad se centran en el respeto, la dignidad y el cuidado de nuestros mayores y/o familiares en situación de dependencia. La longevidad y las enfermedades por las que atravesamos en los últimos años, hace que cada día haya mayor número de personas que necesiten ayuda y cuidados adaptados a sus situaciones personales y/o de dependencia.

En las zonas rurales es dónde se necesita en mayor medida el “apoyo a los cuidadores” de personas dependientes, por contar con una población mayoritariamente logeva y/o con situaciones reconocidas de dependencia; por otra parte, no cuentan con el número de recursos sociales e infraestructuras de las ciudades. El 90% de los municipios de la provincia de Cuenca, no superan los 2.000 habitantes.

Los cuidadores, con frecuencia, se ven sobrecargados por la enfermedad (a través de las características de la misma, del número de horas dedicado, de la incomprensión, de los problemas que se originan en la unidad familiar cuando hay una persona dependiente, de las enfermedades y dificultades en la salud de los cuidadores, que les ocasionan los movimientos posturales, aseos…)

Ello hace que afecte a su salud física y psicológica; lo que se conoce como “Síndrome del cuidador”. Ahí es dónde se necesita en mayor medida el apoyo a los cuidadores y a las personas en situación de dependencia. . .
En los test realizados y en las intervenciones, se refleja que más del 85% de las personas con las que se ha trabajado, han estado expuestas a un elevado índice de estrés, ansiedad…. fruto del trabajo diario y de la sobrecarga que genera el cuidado.

“Hay días, dónde la paciencia se agota, el cansancio se acumula,

las energías flaquean, los minutos y segundos parecen horas eternas…

el ánimo decae, la sonrisa es forzada, los sonidos molestan,

las ganas de descansar se agolpan…

se paraliza el tiempo y no fluye”

Este poema, recoge en gran medida, la situación diaria de muchos cuidador@s.

La y “CUIDA 2” pretende como su nombre indica: “Cuidar” del “Cuidad@r” a través de la formación y del refuerzo de competencias: evitar sobrecarga, fomentar la autonomía y el tiempo de descanso, manejar recaídas aprendiendo a gestionar sus emociones; pero fundamentalmente “aprender a cuidarse, para poder cuidar”.

El objetivo es enseñar a los asistentes y en especial a los cuidadores de personas dependientes, a ser responsables en el cuidado y mantenimiento de su salud; modificando valores y actitudes en la conducta del autocuidado.

El Proyecto “Cuida2” inició su andadura en el año 2017, tras la detección de un aumento de los casos de dependencia y de la sobrecarga de los cuidadores (llegando en determinados casos a situaciones extremas de enfermedad, pasando a ser de cuidadores a cuidados). Se ha llevado a la práctica durante los años 2018 / 2019.

“Pretende humanizar y dar sentido al maravilloso y vital trabajo de los cuidadores”

El cuidador no debe convertirse en el futuro en una persona en situación de dependencia; nadie nace sabiendo, a pesar de que cuando nacemos, recibimos cuidados en grandes dosis. “Si quieres cuidar, debes empezar por cuidarte a ti mism@.

El día 2 de Diciembre, se concedió a nuestro proyecto, “Escuela de Salud y Cuida2” el XVI Premio a “Jóvenes Emprendedores en Programa Sociales” a través de la . Coincidiendo con la Semana de los Derechos Humanos y Trabajo Social: “intercambio de miradas en la intervención social”.