Concretamente, hay una primera parte con contenidos de robótica, impresión 3D, programación y vuelo de drones; mientras que la segunda parte se compone de actividades deportivas, piscina y taller de vídeo. Para finalizar, los viernes se celebra un taller de cocina, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

La Escuela de Verano Junior tiene en todas sus ediciones una gran acogida entre los jóvenes conquenses y sus familias, hasta el punto de que se cubren siempre todas las plazas ofertadas en los cuatro turnos que se desarrollan en el mes de julio. Este año, por ejemplo, cuenta con más de 100 participantes inscritos.