El , a través de la empresa pública de Castilla-La Mancha, adscrita a la Consejería de Fomento, ha adjudicado las obras de mejora de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) del municipio conquense de y que da también servicio a la población de Arcas del Villar. El importe de adjudicación de estas obras asciende a casi 273.000 euros y el plazo de ejecución de las mismas es de ocho meses una vez que sean iniciadas.

De acuerdo a los informes elaborados por el Área Técnica de Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, el diseño y los elementos de control automático de la EDAR han quedado obsoletos y algunos descatalogados para tratar el caudal. Por ello, el objetivo general es dotar de mejoras a los elementos necesarios de la EDAR para conseguir un efluente de calidad. Las acciones planteadas son la ejecución de un tanque de tormentas, un pozo de gruesos y la renovación de los elementos de control automático.

Con esta actuación el Gobierno de demuestra una vez más que la depuración de aguas residuales es un elemento fundamental dentro de la política hidráulica del Ejecutivo autonómico, ya que incide en la vida de la ciudadanía en la actualidad, pero también en la de las generaciones futuras.

Así, el Gobierno de Castilla-La Mancha contempla la política de depuración de aguas residuales como un triple compromiso con la ciudadanía: económico, porque se pretende dotar a todos los municipios de las infraestructuras necesarias para acoger proyectos empresariales que generen riqueza y empleo, y que además ayuden a asentar población en el medio rural; social, ya que se evita que la población sufra las consecuencias de los vertidos incontrolados y que su calidad de vida sea afectada y, por supuesto, medioambiental, protegiendo nuestros ríos y nuestro valioso patrimonio natural.

En estos momentos, el Gobierno regional gestiona más de doscientas EDARs a través de la empresa pública Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha (IACLM).