Según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno, , el Consejo de Ministros ha aprobado dos Reales Decretos por los que se declara la situación de sequía en el ámbito de las confederaciones del Júcar y el Segura y cuyas medidas se podrán aplicar hasta el 31 de diciembre.

Así, ha indicado que los decretos contemplan la adopción de medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos “en respuesta a la falta de precipitaciones en ambas demarcaciones que pone en riesgo el cumplimiento de demandas de agua en estos territorios”. Se trata de una batería de medidas temporales que permitirán incrementar el agua disponible.

Para ello, se aprobará la próxima semana un crédito extraordinario “del entorno de los 50 millones de euros” para financiar las actuaciones de carácter urgente y cuyo informe urgente se ha solicitado al .

Sáez de Santamaría ha subrayado que el objetivo es incrementar el agua disponible con medidas excepcionales y limitadas en el tiempo con el consenso de todos los agentes implicados, especialmente los usuarios.

Para ello, se prevé un incremento del agua disponible mediante la ejecución de obras de captación, así como la adopción de medidas que modifiquen las condiciones de utilización del dominio público hidráulico, como por ejemplo, la modificación de dotaciones de suministro y los criterios de asignación de recursos, la instalación de contadores de control de consumo o la realización de contratos de cesión de derechos.

En concreto, se ha acordado establecimiento de reglas excepcionales en la utilización del dominio público hidráulico; se prevén modificaciones en las dotaciones de suministro o en los criterios de selección de recurso con el objetivo de evitar poner en riesgo la garantía de abastecimiento. “Se movilizan todos los recursos disponibles”, ha insistido.

Respecto a la cuenca del Segura, las medidas incluyen la utilización del agua subterráneas no asignadas que funciona como reserva estratégica para estos casos. En total, ha dicho que se usarán 89 pozos propiedad de la Confederación; que se movilizarán hasta 66 hectómetros cúbicos de agua desalada y que temporalmente se adoptarán las cesiones de derecho por el volumen total previsto en el titulo concesional del cedente para optimizar el uso del agua.

El Real Decreto permitirá mejorar la situación hidrológica en la que se encuentran los aprovechamientos vinculados al trasvase Tajo-Segura y la cabecera del Tajo, como consecuencia de la falta de precipitaciones durante el pasado año hidrológico, que, como ocurre en la cuenca del Júcar, está provocando que no se encuentren garantizadas las demandas de agua en la actualidad.

En concreto, el Real Decreto permitirá incrementar el agua disponible, movilizando recursos no asignados de aguas subterráneas y procedentes de desalinización, así como adoptando medidas administrativas que permitan la reducción de pérdidas en el sistema y el aumento del control de los volúmenes utilizados.

En cuanto a la cuenca del Júcar, ha añadido que además de las medidas de gestión del dominio público hidráulico excepcional. Asimismo, se acometerán obras de captación para poner en funcionamiento entre 5 y 10 pozos más de sequía.

Asimismo, ha apuntado que se otorgará un crédito extraordinario que permitirá “determinadas actuaciones e infraestructuras imprescindibles” para hacer frente a esta situación de sequía y, “entre otras” la conexión de alguna desaladora con zonas “especialmente necesitadas” de agua como .

La nueva normativa faculta a las Juntas de Gobierno y a los presidentes de los Organismos de Cuenca afectados a modificartemporalmente las condiciones de utilización del dominio públicohidráulico.

De este modo, los presidentes de ambas confederaciones estarán facultados temporalmente las condiciones de utilización del dominio público hidráulico, cualquiera que sea el titulo habilitante que haya dado derecho a esa utilización.

En concreto, podrán reducir las dotaciones en el suministro de agua que sean precisas para racionalizar la distribución de los recursos hídricos; modificar los criterios de prioridad para la asignación de recursos a los distintos usos del agua; imponer la sustitución de la totalidad o de parte de los caudales concesionales por otros de distinto origen y de calidad adecuada para el uso al que estadestinado, para racionalizar el aprovechamiento del recurso.

Igualmente podrán modificar las condiciones fijadas en las autorizaciones de vertido, para proteger la salud publica, el estado de los recursos y el medio ambiente hídrico y el de los sistemas terrestres asociados; y temporalmente las asignaciones y reservas previstas en los planes hidrológicos.

Junto a las atribuciones concedidas a las Juntas de Gobierno y a lospresidentes de la Confederaciones Hidrográficas, se prevén también actuaciones relativas a la tramitación de los procedimientos afectados por la aplicación de las medidas excepcionales; la puesta en servicio y ejecución de sondeos y al régimen sancionador, entre otras.