Lechona confitada, membrillo y manzana asada; ajo arriero ahumado con clorofila de perejil y huevas de arenque; bacalao tiznao; ensalada de caza, pochas y pimientos; flan de azafrán o galianos de primavera. Platos actuales, elaborados con productos de de la provincia de Cuenca, pero que conservan el sabor de la cocina tradicional.

El recetario del prestigioso restaurador Manuel de la Osa ha puesto el broche final al curso de cocina ‘La vinculada al fomento del ecoturismo’ promovido por el Gobierno regional, a través de la Fundación General de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha.

El estudio de nuevas técnicas y la creación de recetas basadas en la utilización de los productos más representativos de nuestra tierra han centrado el temario de esta actividad formativa que ha estado dirigida principalmente a trabajadores del sector de hostelería, restauración y turismo. Con 30 horas de duración, se han desarrollado especialidades cinegéticas, piscícolas o con setas de temporada con técnicas que valorizan las cualidades de las materias primas para elaborar platos de la más alta cocina.

A través de este tipo de iniciativas, el Ejecutivo autonómico ofrece un incentivo a los trabajadores de pymes y autónomos de nuestro medio rural, creando nuevas actividades productivas compatibles con la conservación y gestión de los recursos naturales, que repercuten en la generación de empleo y riqueza.

“Tenemos que aprovechar nuestros recursos endógenos para contribuir al desarrollo económico de nuestros pueblos”, manifestó el delegado provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Rodrigo Molina, durante su participación hoy en este curso. En este contexto, destacó la apuesta del Gobierno regional por promocionar la gastronomía como un valor turístico añadido de la provincia de Cuenca.

Una industria “limpia”, subrayó el delegado, en consonancia con el desarrollo sostenible que promueve el Gobierno de Castilla-La Mancha y que nada tienen que ver con la instalación de basureros nucleares, solicitados por municipios gobernados por el PP en nuestra región.

Una región con “impacto”

El Centro de Interpretación de la Naturaleza ‘Ars Natura’ ha sido el lugar elegido para la clausura de este curso. Un edificio que preferente convertirse también en un referente para los amantes de la gastronomía, ya que cuenta con un restaurante regentado por Manuel de la Osa, propietario de ‘Las Rejas’ en Las Pedroñeras.

De la Osa apostó por “aprovechar nuestra despensa” para darla a conocer entre quienes visitan Cuenca y Castilla-La Mancha; vinculando así dos sectores, gastronomía y turismo, en los que nuestra región tiene “un impacto importante”.