Los periodistas de los principales medios de información turística húngaros han realizado un recorrido completo por los centros históricos de estas ciudades y han conocido los principales recursos turísticos, la gastronomía y la historia de estas ciudades, en un viaje organizado por el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España y Turespaña, a través de la Oficina Española de Turismo en Hungría, en colaboración con Destino.

La fusión de naturaleza, gracias a la presencia de las hoces del Huécar y el Júcar que envuelven la ciudad, y patrimonio artístico, con las coloridas calles del centro histórico, las Casas Colgadas y la “insuperable” perspectiva que se disfruta desde el Puente de San Pablo, garantizan una “estancia inolvidable” en Cuenca, ha indicado el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España en nota de prensa.

La expedición se ha encontrado además con una ciudad que ha otorgado un “protagonismo inusitado” a las vanguardias artísticas, con una cantidad “extraordinaria” de recursos como el Museo de Arte Abstracto Español, que alberga una de las colecciones más importantes del país desde el siglo XX o la .

HUNGRÍA: UN MERCADO QUE APORTA CASI 300.000 TURISTAS

El número de húngaros que eligen un destino español no ha dejado de crecer en los últimos años. En 2018, según las cifras que baraja la OET en este país, llegaron a España un total de 286.362 ciudadanos de Hungría, un 4,74% más que en 2017. Su estancia media fue de 6,86 días y su gasto en nuestro país superó los 330 millones de euros (un 31,5% más que en 2017).

En 2018, los destinos españoles más visitados por los húngaros fueron Cataluña, Islas Canarias, Islas Baleares y Madrid. Desde el año 2016, el número de conexiones entre Hungría y España no ha dejado de crecer, pasando de 1.798 vuelos a los 2.085 que se registrarán en este 2019.

España está conectada por vía aérea con , la capital, y también con la segunda ciudad emisora de turistas, . Una de las razones de este crecimiento constante es la buena imagen de España en este país. Los húngaros aprecian especialmente aspectos como nuestra seguridad, calidad de las infraestructuras, gastronomía, el carácter de los españoles y, sobre todo, el buen tiempo.