Se trata de una estructura de unos dos metros cuadrados de una de las claraboyas que da luz natural a la UCI, que se desplomó en uno de los pasillos, sin causar daños personales ni a los pacientes ingresados ni a los profesionales que trabajan en esta Unidad.

Los servicios de , Medicina Preventiva así como los responsables de la Unidad de Cuidados Intensivos y de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca valoraron desde primera hora las actuaciones a realizar, buscando soluciones que no afecten, en ningún caso, a los pacientes, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Los trabajos de reparación comenzaron este martes, para lo cual ha sido necesario, en primer lugar, delimitar toda la zona de actuación en la sala y bloquear la utilización de cuatro camas de la Unidad de Cuidados Intensivos.