El presidente de la Diputación de Cuenca, acudía en la tarde noche de ayer, miércoles, a la presentación del fragmento de retablo restaurado de la de Carrascosa del Campo. Ha sido el de la institución provincial el encargado de devolver a esta obra de arte del siglo XVI el esplendor que había perdido por el paso de los años y las deficientes condiciones de conservación en las que se encontraba, al haber sido hallada, de manera casual, en el tejado de la sacristía.

Acompañado por la alcaldesa de la localidad, , y también por el diputado de Cultura, Francisco Javier Doménech, Prieto ha querido resaltar el gran valor tanto artístico como sentimental que tiene este tipo de arte, “y es nuestra responsabilidad, como responsables institucionales, pero también como vecinos de nuestros pueblos, el conservarlas para poder disfrutar de ellas y que quienes nos sucedan también puedan hacerlo”, apuntaba.

El responsable provincial hacía referencia a uno de los grandes objetivos que han marcado la trayectoria inversora de la Diputación y que no ha sido otro que la recuperación y puesta en valor del patrimonio provincial, “contamos con una gran riqueza en nuestra capital y en nuestros pueblos. El Patrimonio es un potencial que tenemos que promocionar como reclamo para la atracción de turistas y aprovecharlo como impulsor de actividades y empresas que creen trabajo y riqueza”, declaraba Prieto, “no podemos permanecer impasibles ante su deterioro y, aunque es complicado llegar a todo, tenemos que continuar con nuestra labor poco a poco”, explicaba.

Prieto agradecía, también, a los alcaldes y párrocos su sensibilidad e inquietud por que las obras de arte de sus pueblos sean recuperadas y, por supuesto, a los profesionales del las numerosas horas de trabajo y la dedicación a que vuelvan a lucir en todo su esplendor, “parece mentira cómo a veces ni se atisban las figuras y colores de un cuadro y cómo ellos lo devuelven, casi, a su estado inicial”, reconocía el presidente.

Por su parte, la alcaldesa de Carrascosa del Campo, Ana María García, agradecía a la Diputación el trabajo realizado con esta predela del retablo y también que desde el hayan tenido el magnífico detalle de devolver la pieza al pueblo en unas fechas tan significativas como son las fiestas patronales que se celebran estos días en honor a y, además, en pleno V Centenario de la Construcción de la Ermita de la Patrona.

Obra del Renacimiento Plateresco del siglo XVI

Este fragmento del retablo de la Iglesia de la Natividad, concretamente la predela, tiene unas dimensiones de 169 centímetros de ancho por 60 de alto y está compuesto por tres escenas. En la parte de la izquierda se pueden apreciar a los apóstoles y , mientras que en la derecha se encuentran y . En el centro aparecen la Virgen junto a y llorando ante el cuerpo de Cristo muerto. Es una pintura al óleo con corlas de plata sobre tabla y se trata de la obra más antigua que se conserva de esta iglesia. La pieza fue encontrada recientemente en el tejado de la sacristía tras unas obras de remodelación y se encontraba con unos daños tan importantes que apenas permitían apreciar sus escenas y la calidad de la misma.

Entre las alteraciones que acentuaban el deterioro de la predela del retablo se encontraban grietas en el soporte de madera, quemaduras y pérdida del material, clavos oxidados, oscurecimiento del barniz, ataque de insectos y cuantioso polvo, hollín y cera de velas. Todo ello ha requerido que se llevara a cabo el cerramiento de esas grietas, la limpieza de insectos y otras sustancias, la limpieza de la policromía y el estucado y reintegración cromática de las pérdidas de pintura, entre otras actuaciones.