Según ha informado la Policía en nota de prensa, una patrulla, mientras realizaba funciones de vigilancia y prevención de la seguridad ciudadana por la zona próxima al Campus Universitario, observó la maniobra sospechosa de un vehículo que encendía las luces en el viaducto de la CM-2110 que cruza la Carretera Cuenca-Nohales.

Al detectar la presencia policial, los jóvenes a bordo de un vehículo trataron de huir del lugar, siendo interceptados por la dotación policial, descubriendo que en el interior del vehículo había una gran cantidad de botes de pintura en spray, así como pintura plástica y otros útiles necesarios para realizar pintadas de grandes dimensiones.

Igualmente, los jóvenes llevaban signos evidentes de haber estado pintando, así como los agentes actuantes pudieron comprobar que en lugar donde se detectó la presencia del vehículo había pintadas tipo grafiti recientes de gran tamaño.

Los daños producidos como consecuencia de esta acción han sido valorados por la Dirección Provincial de Fomento de Cuenta, propietaria de la carretera, en 7.709 euros.

Igualmente se investiga la participación de estos jóvenes en hechos similares en los que aparecen este tipo de grafitis en otros puntos de la ciudad.

Hechos como estos se vienen sucediendo en los últimos meses en la ciudad, advirtiéndose que esta conducta está tipificada en el Código Penal y en la vigente Ley 4/15 de Protección de la Seguridad Ciudadana.