En declaraciones a los medios de comunicación previas al acto de entrega de unos premios Silla de Oro que alcanzan su décimo séptima edición y que ASPAYM Cuenca entrega con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Villa ha admitido que el reconocimiento “anima a todo el mundo a la normalización” y no solamente a las personas que tienen algún tipo de discapacidad y que, ha espetado, ya se encargan de “tener una vida normal y de quitar esas barreras que, a veces son las más limitantes”, en referencia a que los pensamientos son “las verdaderas cadenas”.

“Necesitamos trabajar, movernos”, ha subrayado, para matizar que, el problema es que, “a veces, la sociedad nos pone más barreras”. “Lo que queremos”, ha abundado, es que “se normalice, como lo ven mis hijos, que lo ven súper normal”, ha asegurado, para, a continuación, recordar que “todos somos normales o todos somos diferentes”.

“Se puede conseguir cualquier cosa si tú quieres, si te quitas los verdaderos límites, que son los pensamientos negativos”, ha agregado, para remachar que, aunque “tengas o no una discapacidad, si te quitas estas cadenas mentales, al final puedes conseguir lo que quieras, porque el potencial lo tenemos todos”.

El potencial es, ha continuado, “nuestra fuerza de voluntad, nuestro interés, nuestro espíritu”, algo que tiene “cualquier persona, tenga la discapacidad que tenga”, por lo que se trata de descubrirlo y “vivir la vida plenamente”.

“He notado un avance enorme desde que yo tenía doce años”, ha admitido, rememorando cómo “iba en silla de ruedas mucho tiempo y no podía acceder a muchos lugares” y siempre la “tenían que llevar en brazos”. “Ahora, todas mis compañeras del equipo de esquí van en silla y tienen una vida completamente normal”, ha valorado.

En la misma línea, Villa se ha referido a su proyecto Flor Dulce de Navidad, cuya meta es integrar a personas con discapacidad intelectual que, ha dicho, “para el trabajo todavía tienen otro handicap más que los físicos”, aunque, ha defendido, “hay trabajos que pueden hacer perfectamente”, incidiendo en que “estamos aquí para ser felices, tengas la discapacidad que tengas”.

Junto a Irene Villa, el campeón paralímpico de 100 metros braza, Óscar Salguero, ha recibido la Silla de Oro al Esfuerzo y la Superación; el Ayuntamiento de Quintanar del Rey ha recibido la Silla de Oro a la Accesibilidad, por ser el consistorio que ha “eliminado más barreras” y es “más accesible”; la Asociación de familiares y enfermos de Alzheimer y otras dolencias de Cuenca ha recogido la Silla de Oro a la Labor Social y el premio a la Seguridad Vial ha recaído en el Santiago Grisolía de la capital conquense, por su participación en la campaña de prevención de lesiones medulares.

La consejera de Bienestar Social, , ha sido galardonada, entre otras cuestiones por impulsar la tramitación de la nueva en Castilla-La Mancha y también ha sido reconocida con una Silla de Oro la trayectoria de , jefe del y catedrático de Neurocirugía de la .

En él tienen puesta su “esperanza” todas las personas con lesión medular, gracias a su labor de experimentación con ratones y cerdos que viene desarrollando durante los últimos 20 años y que, ha enfatizado el presidente de ASPAYM Cuenca, , “este año ha tenido éxito” en pacientes que han “empezado a tener sensibilidad y movilidad”.