En un comunicado, Medianero ha apelado a la prudencia, ya que contra la sentencia puede interponerse recurso de casación ante el “y eso tiene que hacernos mantener, incluso ampliar, el movimiento de oposición a un proyecto descabellado y que condena a la provincia de Cuenca definitivamente. Al lado de esto no puede haber nada”, ha manifestado.

“Muchas de las cuestiones que ha dado por buenas el tribunal venimos poniéndolas sobre la mesa desde hace tiempo todos los colectivos que colaboramos en el movimiento contra el ATC. Es algo lógico que no hay recursos hídricos suficientes para desarrollar el POM que se aprobó a capón, igual que parecía claro que no se tuvo en cuenta los dos kilómetros de distancia entre la zona de afección de la edificación del cementerio y el pueblo”, ha señalado en un comunicado.

A juiciod e Medianero, esta “victoria” debe servir para motivarles y “estar más convencidos de que el cementerio nuclear no puede ser el futuro de Cuenca, que necesitamos inversión, servicios públicos y sociales y empleo en nuestra provincia para frenar la despoblación y no, por supuesto, macroproyectos económicos que sean peligrosos o contaminantes o microproyectos en empleo”.