Así, el compositor Verdú será galardonado, en la categoría individual, por la defensa y la divulgación de la música religiosa; y el director y Relaciones Institucionales de RTVE, , en la modalidad de agrupación.

En este acto han estado presentes el viceconsejero de Cultura, ; el delegado de la Junta en Cuenca, ; el alcalde de Cuenca, ; el presidente de la Diputación de Cuenca, ; el director de la Semana, ; el secretario general de la , José Luís García; y el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de RTVE, Manuel Ventero.

Durante su intervención, Ángel Felpeto ha destacado que la Semana de la Música Religiosa de Cuenca es, además de una manifestación cultural, “un signo de identidad y un factor de cohesión social”, y ha subrayado que “constituye un valor añadido y la diversificación de actividades para Cuenca, dos de los rasgos básicos de competitividad en la economía del presente”, ha informado la Junta en nota de prensa.

“Una actividad de esta dimensión y categoría requiere de la complicidad, del acuerdo y del esfuerzo de todos, tiene que ser una suma de voluntades”, ha destacado el consejero. “Por ello, en nombre del Gobierno regional expreso la satisfacción de que todos los patronos de la Fundación seamos capaces de seguir adelante, de superar las dificultades e incluso de poder darle un nuevo impulso a esta Semana”, ha añadido.

Por último ha agradecido “el trabajo” del elenco de personas y entidades que colaboran para hacer realidad esta cita “con la música y la cultura en todo su esplendor”, así como ha dado la bienvenida y le ha augurado “buenos éxitos” a su nuevo director, Cristóbal Soler.

La Semana de la Música Religiosa de Cuenca nació hace 56 años en un momento de exaltación de los valores religiosos que, además, se veía implementado por la recuperación de los desfiles procesionales de Semana Santa. Vistas las posibilidades que ofrecía como potencial de atracción turística, se reforzó la programación de conciertos y se le dio una mayor proyección a escala nacional.

En la actualidad, es un festival dedicado a la música sacra celebrado en Semana Santa, que cuenta cada año con importantes orquestas e intérpretes de relevancia internacional. Se trata de un variado programa de conciertos en el que se ofrecen estrenos, obras poco frecuentes y, como no, las grandes composiciones de música sacra de todos los tiempos.