En esa fecha, ha adelantado García-Page, se celebrará una reunión en la capital conquense “en la que confiamos poder conseguir un gran acuerdo con gobiernos de distinto color político” para fijar un objetivo común en la estrategia de recuperación y de sostenibilidad económica y social del mundo rural.

En la rueda de prensa que ambos dirigentes autonómicos han ofrecido en el Parador conquense tras el encuentro oficial que han mantenido para abordar diversas cuestiones de interés entre ambas comunidades autónomas, García-Page ha garantizado que existe “una determinación absoluta de aprovechar hasta el último céntimo de euro que está poniendo encima de la mesa” para impulsar el asentamiento poblacional, el desarrollo y, en definitiva, la igualdad de oportunidades que afecta a los ciudadanos en función de la geografía.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo autonómico se ha referido al próximo protocolo de colaboración conjunta entre Aragón y Castilla-La Mancha que resumirá la cooperación interterritorial “muy mencionada y poco practicada en España” entre ambos territorios, especialmente en materia sanitaria, ha informado la Junta en un comunicado.

Tras recordar la importancia del Sistema Nacional de Salud, un modelo “en el que creemos”, García-Page ha puesto en valor la intención de ésta Comunidad Autónoma como prestadora del servicio, es decir, “que los ciudadanos españoles de nacimiento o residentes tengan en esta tierra garantizado su derecho al acceso libre, gratuito y universal a la sanidad pública”.

SIMILITUDES TERRITORIALES

Por otro lado, han puesto de manifiesto las muchas similitudes que existen entre ambos territorios. “Ambos presidimos regiones con un mismo escenario de recuperación social, en paralelo a la recuperación económica en España”, ha indicado el presidente castellano-manchego, al tiempo que ha mostrado su deseo de que, tras los comicios gallegos y vascos, “se abra paso la posibilidad de un Gobierno que recupere todo lo recortado y destrozado por el ”, recortes que se dieron de manera muy intensa en Castilla-La Mancha “donde Cospedal se cebó”.

En palabras de García-Page, ambos representan “gobiernos moderados”, que se sustentan en el acuerdo y que lo hacen con límites claros, “así como con un apoyo cerrado en nuestras políticas a dos ideales, la igualdad de oportunidades entre todos los españoles, con el rechazo por consiguiente a quien quiere romper esa igualdad, y la defensa de la unidad del país”.

Por su parte, el presidente aragonés ha incidido en la necesidad de combatir el despoblamiento “no a través de programas específicos dirigidos a ese fin”, sino con cada una de las políticas sectoriales “que seamos capaces de desarrollar” en distintos ámbitos.

En este sentido, ha señalado algunas áreas como las de educación, de desarrollo rural, de la recuperación del patrimonio o de la preservación del medio ambiente, todo ello con el objetivo de ofrecer “oportunidades de generación de riqueza y de creación de empleo”, para hacer atractivo el retorno al medio rural.

Lambán ha señalado que el protocolo a firmar ya se ha suscrito, en el caso de Aragón, con otras regiones como , sobre temas concretos, aunque el paso siguiente ahora debe ser “ordenar esa relación” y “establecer periodicidades y procedimientos concretos de trabajo”, así como la agenda de asuntos que son susceptibles de ser abordados entre ambas regiones.