Reconoció que para los ediles de los municipios gobernados por el es “incómodo” mostrar su oposición a los trasvases de agua hacia el Mediterráneo, puesto que la nueva presidente de -La Mancha, , se ha mostrado partidaria de los mismos.

El alcalde de Villalba del Rey (Cuenca), , es desde ayer el nuevo presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de y ; mientras que la vicepresidencia ha recaído en Julián Rebollo Larriut, alcalde de Mantiel (Guadalajara).

Así se aprobó en la Asamblea celebrada en la tarde del martes, en la que quedaba constituida la Junta de Gobierno de la Asociación. Estará formada por los alcaldes de Huete, Buendía y Valle de Altomira, en representación de la provincia de Cuenca; y de Sacedón, Alcocer y Alocén, por parte de la provincia de Guadalajara.

destacó que centrará sus esfuerzos en conseguir que los embalses de Entrepeñas y Buendía mantengan una cantidad de agua suficiente para poder impulsar medioambiental y económicamente la zona, contribuyendo así a que los pueblos ribereños inviertan su tendencia económica y demográfica. “Mantendremos la lucha por el agua de los embalses para el desarrollo de nuestra comarca”, insistió el nuevo presidente.

Una tarea para la que “estaré con todos y cada uno de los representantes de los pueblos que componen la Asociación, incluidos, aunque sea reiterativo decirlo, los del ”, añadió Luego en referencia a la actitud mantenida en la constitución de la Junta de Gobierno por representantes del PP.

Las excusas del PP

El nuevo presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía lamentó el “tono agrio” que caracterizó la Asamblea motivada, a su juicio, por los representantes de los municipios gobernados por el PP. De hecho, éstos finalmente optaron por abandonar la Asamblea.

Para , esta estrategia se enmarca en el objetivo de los representantes del PP de “buscar cualquier excusa, por banal que sea, para abandonar esta Asociación”. Una Asociación que, como recordó, defiende que los Embalses de Entrepeñas y Buendía cuenten con una cantidad mínima de agua (una lámina estable de al menos un 40%) por debajo de la cual no se pueda trasvasar agua al Levante español.

“Lo contrario supondría poner en peligro el abastecimiento de la población en Castilla-La Mancha y la subsistencia de los pueblos ribereños, que han sido los únicos damnificados”, apostilló.

Una posición “incómoda” para el PP

En este contexto, el alcalde de Villalba del Rey reconoció que para los ediles de los municipios gobernados por el PP es “incómodo” mostrar su oposición a los trasvases de agua hacia el Mediterráneo, puesto que la nueva presidente de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, se ha mostrado partidaria de los mismos.

Mientras tanto, los vecinos de los pueblos ribereños ven cómo la comarca se iría empobreciendo si se sigue perdiendo una de sus principales fuentes de riqueza. “Precisamente para no tener que responder ante sus votantes, los responsables del PP optaron por abandonar la Asamblea”, indicó Luengo. Una estrategia que, concluyó, “no se corresponde con el objetivo de lograr el interés de la comarca”.