Así lo ha explicado, en declaraciones a , el alcalde del municipio, Álvaro Cárcamo, quien ha admitido que este año “se notará un poco en la afluencia de público al ser lunes, pero no demasiado, porque la gente se reserva este día para venir”.

Estas fiestas se celebran de forma ininterrumpida desde el año 1496 para conmemorar el fin de la Reconquista y, recuerda Cárcamo, “empezaron como rezos de preces por los soldados de la zona caídos en la batalla de Granada, aunque poco a poco se fue militarizando” hasta convertirse en la celebración actual que, subraya, “no tiene nada que ver con las fiestas del Levante”.

“Aquí lo que se conmemoran son las batallas y durante todos los días, desde temprano hasta por la noche, hay mucho trabuco y mucha pólvora”, en concreto, este año, se repartirán 625 kilos.

A este respecto, gracias a las novedades legislativas, en esta edición se realizan solo dos repartos de pólvora, el día 5 y el día 8 de enero puesto que, al contar con la posibilidad de tener porteadores, “no se tiene que hacer el reparto diario y se pueden coger hasta dos kilos por persona, cuando hasta ahora era uno”, apunta.

Uno de los momentos “más importantes” de este evento, que arrancó el día 5 y se prolongará hasta el día 10 de enero, son las guerrillas, que tienen lugar en la tarde de este domingo en un campo de batalla ubicado extramuros de la villa, donde tendrán lugar dichas “guerrillas” y una vez concluidas, las compañías regresan a la Mayor para dar novedades a los generales y disfrutar de la tradicional colación con la toma del “puñao” en el domicilio de los oficiales.

Ya el lunes se celebrará el ‘Día del Santo Niño’, cuyo acto central es la celebración de ‘Los Dichos’, batallas dialécticas entre los generales de ambas compañías que tendrán lugar a partir de las 11.00 horas y se dividirán en tres encuentros.

En el primero de ellos, desarrollado en la Plaza de la Verdura, el cristiano sale derrotado y los moros se apoderan del ; en , en el cruce entre las calles San Marcos y Ruiz de Alarcón, el cristiano recupera al Santo Niño y en el tercero, ya en la Plaza Mayor, el moro, arrepentido, pide perdón ante el Santo Niño y se convierte al cristianismo.

Terminado el acto, tendrá lugar la Santa Misa y se llevará a cabo una rueda de salvas en la Plaza Mayor con arenga del general cristiano, correr de banderas y descarga general en honor al Patrón.

El martes se celebra el Día de Mahoma, en el que los mayordomos entrantes así como los nuevos oficiales toman posesión de su cargo y la fiesta concluye el miércoles con una comida de hermandad y un pasacalles.

El “reto” es, según el primer edil de Valverde de Júcar, conseguir la declaración de Interés Turístico Nacional y BIC así como “mantener esta fiesta sin tocar, sin ninguna modificación, que es lo interesante de una cita que lleva muchísimos años y no se ha suspendido ni aunque haya nevado”.