En el escrito de acusaciones definitivo, recogido por , la Fiscalía solicita como pruebas a estudiar, a parte de las distintas actas de levantamiento de cadáveres o inspecciones oculares de los vehículos utilizados tanto por el presunto asesino como por las víctimas, grabaciones de conversaciones mantenidas por —expareja de Morate— o las propias grabaciones del acusado una vez detenido.

Se solicita igualmente para dirimir la responsabilidad de el testimonio de 27 testigos, al margen de la comparecencia de hasta 20 agentes de que intervinieron a lo largo del proceso de detención.

HECHOS JUSTICIABLES

La detención de Morate por este doble crimen se remonta a agosto de 2015 —fue detenido en Rumanía— y desde esta fecha se encuentra en prisión preventiva.

Según el auto de hechos justiciables, recogido por Europa Press, los hechos que se enjuiciarán, durante la celebración del juicio, se reducen a si el acusado —condenado por delitos de detención ilegal y amenazas en el ámbito de la violencia de género— mantuvo durante cuatro años, y hasta el mes de marzo de 2015 una relación de pareja con Marina Okarinska, la cual decidió poner fin a la misma.

Así como que, tras poner fin a la relación, el acusado, que no asumió dicha decisión, comenzó a gestar, a partir de ese momento, la idea de poner fin a la vida de Marina Okarinska. Posteriormente, fue adquiriendo todos los medios necesarios, incluso cal viva, para ejecutar el plan de poner fin a la vida de Okarinska y deshacerse posteriormente de su cadáver.

De igual modo, el juez tendrá que enjuiciar si Morate acabó también con la vida de , y si posteriormente trasladó los cadáveres de hasta el paraje denominado ‘El Bodegón’, en el término municipal de (Cuenca) marchándose posteriormente a Rumanía, donde fue detenido el pasado 13 de agosto de 2015.

Se determinará de igual manera si los hechos expuestos son constitutivos de dos delitos de asesinato y si concurren las agravantes de parentesco, de cometer el hecho por razones de género, de abuso de superioridad, de ejecutar el hecho aprovechando las circunstancias de lugar que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente o de abuso de confianza.

El , en su escrito de acusaciones del pasado mes de febrero, solicitó un total de 48 años de prisión para el acusado, así como una indemnización de 50.000 euros al marido de quien fuera la pareja de Marina, 200.000 euros para sus padres, y 30.000 euros más para su hermana; a lo que hay que sumar otros 200.000 euros para los padres de Laura y otros 30.000 para sus hermanas, lo que eleva el total a 510.000 euros.

La representación procesal de Morate solicitó la libre absolución del acusado pues, a su parecer, el auto de apertura de juicio oral “infringía los derechos fundamentales” de Morate, “vulnerándose el principio de presunción de inocencia”.

Las acusaciones particulares presentaron escrito de conclusiones acusando a Morate de dos delitos de asesinato, mientras que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, personada como acusación particular, se adhirió a las peticiones formuladas por el Ministerio Fiscal.