En el día de hoy, la Catedral de Cuenca, comienza un proyecto de limpieza y conservación de obras de arte, de una duración de un año, que es cofinanciado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Macha y a través del Fondo Social Europeo y la Iniciativa de Empleo Juvenil así como de fondos de la propia Catedral. El programa permitirá a la Catedral contratar tres restauradoras que a lo largo de un año de trabajo y dirigidas por el Dr. , realizarán labores de limpieza y conservación en este Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural.

Fue el pasado mes de julio cuando la Catedral de Cuenca presentó solicitud para acogerse a las subvenciones previstas en la Orden 131/2018, de 3 de agosto de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo del , para financiar proyectos para el empleo de personas jóvenes cualificadas, inscritas en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil. La solicitud y proyecto presentados fueron aprobados a mediados del pasado mes de octubre.

La Catedral de Cuenca fue declarada Monumento Nacional en el año 1902. En la actualidad es BIC según la legislación vigente. Atesora entre sus muros ocho siglos de historia del arte. Un patrimonio arquitectónico, eminentemente gótico, contenedor de obras de arte de la máxima calidad en pintura, escultura, orfebrería, rejería, etc., y es visitado anualmente por más de 130.000 personas, dinamizando así la vida cultural, turística y económica de Cuenca.

Muchas de sus obras artísticas han podido ser restauradas y conservadas a lo largo de los años y han vuelto a su esplendor original. Sin embargo, otras muchas acusan el paso del tiempo, con polvo adherido, insectos, humos, polución, humedades y problemas de diversa índole.

El Proyecto que ahora la Catedral quiere acometer tiene como objetivo prioritario ofrecer una experiencia profesional a tres personas jóvenes en búsqueda de empleo, realizando un trabajo efectivo en un entorno real, que les permita su inserción en el mercado laboral mediante la adquisición de la experiencia laboral acorde a la titulación obtenida. El perfil de estas personas contratadas y su cualificación académica es la de haber obtenido el Grado en Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural.

La Catedral pretende con ello realizar un proyecto de limpieza, desinsectación, tratamiento, restauración y conservación de obras de arte de la Catedral de Cuenca. Un proyecto que se dirige al enriquecimiento, promoción y conservación, por tanto, del patrimonio cultural, histórico-artístico, y que constituye además una oportunidad de desarrollo socioeconómico de la Ciudad de Cuenca y por lo tanto de la Región, en un espacio dinamizador del turismo y la cultura en la ciudad.

Proyecto que el Cabildo Catedral ha creado para enmarcarse, por sus especiales características, en la RIS3, estrategia de especialización inteligente, regulada en el Reglamento (UE) nº 1301/2013 del y del Consejo de 17 de diciembre de 2013, sobre el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y sobre disposiciones específicas relativas al objetivo de inversión en crecimiento y empleo y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1080/2006, en los sectores prioritarios establecidos en el anexo III del documento de Estrategia de Especialización Inteligente de Castilla-La Mancha (2014/2020).

En líneas generales el proyecto consistirá en:

• Estudio previo de la obra o espacio a intervenir. Se trata de la observación directa de los problemas que aquejan a la obra de arte, y el estudio y documentación de los mismos, conducentes al tratamiento inmediato que permita su correcta conservación y su restauración en el futuro. Por cada pieza o espacio se elaborará una memoria descriptiva y gráfica sobre su estado de conservación que comprenda detalladamente las alteraciones y patologías que presenta.

• Las restauradoras presentarán la documentación del análisis de cada una de las obras o espacios a intervenir, al Conservador de la Catedral para que éste determine el correcto tratamiento de los problemas observados con los criterios generales de intervención que respetarán los principios recogidos en la ‘Carta del Restauro’ de 1972, ampliada en 1987.

• Se procederá al montaje de los medios auxiliares que permitan la intervención en la obra.

• Se procederá según el criterio del Conservador de la Catedral a la limpieza superficial y controlada de los depósitos de polvo y a su desinsectación, protegiendo en todo momento la obra y evitando su deterioro; y a los tratamientos que mejor estime realizar en las obras.

• Se realizará una memoria final de la actuación con la correspondiente documentación gráfica del proceso.

Sigue, por tanto, la Catedral de Cuenca mejorando y conservando sus espacios para legarlos a generaciones futuras, así como comprometiendo también sus fondos propios que junto con estas ayudas obtenidas, permiten la creación de tres nuevos puestos de trabajo para personas jóvenes.