El exvicepresidente ejecutivo y responsable mundial de marketing de la multinacional Coca Cola, Marcos de Quinto, considera “importante” que España “tenga un modelo de país a futuro para que podamos integrar a la ciudad de Cuenca dentro de ese modelo”.

Así lo ha expresado a lo largo de su intervención en las terceras jornadas ‘Mirando por Cuenca’, organizadas por la Cadena Ser este viernes en la capital conquense y en el marco de las cuales ha agregado que no es posible “pensar realmente en el futuro de una ciudad sin contextualizarlo con cuál es el modelo de este país”.

“Desgraciadamente, en España no tenemos un modelo a futuro”, ha insistido, convencido de que es el momento de que todos los partidos políticos “empiecen seriamente a tratar de ver cuál es el modelo de país”.

En este sentido, considera imprescindible tener “mucha altura de miras” para lograr la aspiración de “cualquier país”, que, a su juicio, es “contar en el contexto internacional, ser un país con el que se cuente, con capacidad de influencia”, para lo cual existen dos estrategias, “o tienes dólares y eres alguien, o tienes una pistola y eres alguien”.

Consciente de que España no es una potencia económica ni militar, se ha referido a “otra vía” como es convertir al país en un “centro de formación internacional, una potencia en formación que influya en todas las élites políticas del futuro”, ya que lo “único que le faltan son centros de formación de primer nivel”.

LAS FACILIDADES DE CUENCA

En este escenario, ha asegurado que Cuenca “podría y tendría muchas grandes facilidades para poder ser parte de un proyecto de este tipo”.

Tras aseverar que no ha venido a Cuenca “a dar ningún tipo de lección ni solución respecto a los problemas que existen en la ciudad”, se ha confesado “nada nacionalista”, ha abogado por “cuidar mucho” el “software, la amabilidad de la gente, su nivel de cultura y la seguridad en las calles”.

“Todo eso, lo intangible, importa muchísimo”, ha aclarado, al tiempo que ha instado a los conquenses a “valorar lo que tenemos y no añorar lo que otros tienen”, dado que, cuando se trata de imitar “a otros, somos capaces de destruir lo que tenemos”.

En este punto, se ha mostrado seguro de que “nadie quiere para Cuenca el modelo de Benidorm”. “Hay cosas que son hechos diferenciales”, ha dicho, poniendo como ejemplo que Cuenca es una capital donde no hay Corte Inglés, lo que él convertiría en un eslogan.

Según Marcos de Quinto, los conquenses “son diferentes y ser diferente no es malo ni bueno, tiene también sus cosas positivas”. “En una estrategia de marketing diferencial eso dice que es un territorio virgen, con cosas por hacer”, ha espetado, asegurando que Cuenca “parte de una hoja en blanco y saldrá hacia adelante”.

Asimismo, ha alabado el rico patrimonio con que cuenta esta provincia, así como sus “maravillosas vías de comunicación”, circunstancia que, unida a su ubicación, convierte a la ciudad en una “combinación perfecta, con muchísimas más ventajas que en ninguna parte”, por lo que, a su entender, “mal lo tendremos que hacer para no sacarle jugo a estas cosas”.

Finalmente, en el ámbito turístico, ha animado a la ciudad a intentar convertirse en referente en turismo de reuniones de trabajo o centro de “retiro y congresos” así como a huir de modelos económicos que prometen “el resultado inmediato”, ya que, ha advertido, “uno no puede depender de la decisión de una empresa salvadora que venga aquí a instalarse”.

Junto a Marcos de Quinto, a las jornadas también han asistido el vicepresidente primero de la Junta, , el alcalde de Cuenca, , el presidente de la Diputación Provincial, , y el delegado de la Junta en Cuenca, , entre otros representantes de vida política y empresarial conquense.