Así lo ha señalado Martínez Arroyo este lunes en declaraciones a los medios tras una reunión con el secretario general de UGT en la región, , donde han abordado el documento de posición común de defensa del agua en Castilla-La Mancha, al tiempo que ha destacado que espera que “haya una sola voz en defensa de los intereses del agua” en la Comunidad Autónoma y tener listo el documento “en otoño”.

“No podríamos entender desde el Gobierno de Castilla-La Mancha que alguna fuerza política o que algún interlocutor económico y social se quede fuera”, ha aseverado.

Además, Martínez Arroyo, ha asegurado que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha comprometido con el Gobierno regional “a consultar y trabajar siempre con las comunidades autónomas antes de tomar cualquier decisión” en materia de agua.

El consejero ha dicho que desde Castilla-La Mancha se coincidirá “en muchas cosas” y en otras se “discrepará”, pero “lo más importante de todo es que se va a participar en la toma de decisiones en política de agua”.

Martínez Arroyo ha destacado que desde la Consejería están consensuando con los interlocutores económicos, sociales, ambientales y agrarios, un documento de posición que defienda los planteamientos de los ciudadanos de Castilla-La Mancha “que son básicamente defender el agua como recurso que tiene que servir para mantener y mejorar el medio ambiente”, pero también “para generar riqueza en todo el territorio”.

LA REGIÓN, EN LOS FOROS DEL AGUA

“Castilla-La Mancha va a estar en los foros en los que se decida en materia de agua”, ha aseverado Martínez Arroyo, al tiempo que ha destacado que el ha mostrado “sensibilidad” por contar con las comunidades autónomas, algo que a su juicio, “no sucedía anteriormente” y “marca la diferencia entre un Gobierno y otro”. “A nosotros nos va a beneficiar seguro”, ha asegurado.

Por ello, para el consejero, el Gobierno central plantea “un modelo muy distinto del que proponía el Gobierno anterior” que “prácticamente se reducía a un trasvase semanal o mensual”. “Ahora estamos hablando de otra cosa” como la sostenibilidad en el uso del agua, depuración o la utilización de desaladoras, “cuestiones en las que no estaba trabajando el Gobierno anterior”.

A preguntas de los medios, Martínez Arroyo ha aseverado que la zona del Alto Guadiana “es un lugar muy afectado por las decisiones en materia de agua” y es un lugar “donde no hay una definición política clara que permita la compatibilidad del desarrollo económico con la protección de los espacios naturales”.

Para el consejero en la compatibilidad del desarrollo económico y la protección del medio ambiente está “la clave” de este documento de posición en Castilla-La Mancha “que permita el desarrollo de todos los territorios”.

A su juicio, los Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 “son muy decepcionantes” desde la perspectiva de Castilla-La Mancha, ya que, “la única inversión que preveía el Gobierno anterior es la construcción de un basurero nuclear en Villar de Cañas”.

El consejero ha añadido que “no se están garantizando” inversiones “muy necesarias” como infraestructuras de regadío, depuración de aguas, construcción de infraestructuras hidráulicas y “es el momento de afrontar estas cuestiones de verdad”.

Por otro lado, el secretario general de UGT Castilla-La Mancha ha destacado que la región “no es el botijo del Levante” y “tampoco puede ser el pozo negro de las aguas mal depuradas del centro del país”.

“INDIGNANTE E INSOSTENIBLE”

Pedrosa ha dicho que es “impensable” que en “pleno siglo XXI” en un país de y “de los más desarrollados”, la cuenca hidrográfica con mayor población como la del Segura “se encuentre en una situación tan indignante e insostenible”.

“Esto está relacionado con uno de los mayores problemas que tiene España y que tras 40 años de democracia y de comunidades autónomas, todavía la desigualdad territorial campa a sus anchas”, ha dicho.

Desde UGT ha destacado que van a hacer aportaciones al documento que les traslade el Gobierno regional, pero “en modo alguno” dan un “cheque en blanco” al Ejecutivo autonómico.

Pedrosa ha confirmado que estarán al lado de la Junta para “reclamar soluciones, inversiones e infraestructuras a España y a la Unión Europea”, así como, desde Castilla-La Mancha, serán “exigentes” con el Gobierno regional.

“Hay situaciones como la del Tajo que reclaman unidad política y social en Castilla-La Mancha para reclamar al Gobierno de España que tenga más sensibilidad con esta situación y buscar una solución al trasvase”, ha aseverado.