A preguntas de los medios, Martínez Arroyo ha recalcado que es “prioritario” para el Gobierno autonómico no construir el basurero nuclear en Villar de Cañas.

En este punto, ha reclamado unidad de acción a nivel político para evitar que el proyecto siga su curso, tras lo que ha sugerido que la derrota de en el proceso de primarias del PP a nivel nacional podría derivar en que “se abran expectativas positivas” de cara a un consenso con el PP castellano-manchego.

“Queremos tener una posición común de toda la región con el respaldo de todos los agentes económicos y sociales y de todas las fuerzas políticas”, ha incidido.

Según ha dicho, desde la cartera ministerial de Teresa Ribera ahora toca estudiar el planteamiento de desarrollo energético “desde otra perspectiva” que coincide con la postura de Castilla-La Mancha y que pasa por apostar por las energías renovables.

EN el caso de que se amplíe la vida útil de las centrales nucleares de España, ha considerado, habría que buscar “soluciones alternativas” para el almacenamiento de residuos, pero estas no han de pasar por “la construcción del basurero nuclear”.

ALTERNATIVAS

Martínez Arroyo se ha referido en otro orden de cosas al pronunciamiento de expertos de la Universidad de que sugieren apostar por la desalación, postura que valora “positivamente” y que pide tener en cuenta.

Ha insistido en que hay “alternativas más eficientes económicas y medioambientales” que el trasvase, ya que estas desaladoras “están en este momento al a mitad de su capacidad de producción”.

“Estoy convencido de que el Gobierno central y Teresa Ribera van a estar del lado del a sostenibilidad en el uso del agua y va a priorizar otros planteamientos”, ha manifestado el consejero castellano-manchego.