El vicepresidente segundo del , , ha insistido en que el modelo de trasvase está “agotado” y que “hay que buscar otras alternativas”, al tiempo que ha reconocido estas alternativas no llegan en un día, por lo que se requieren estudios de cómo gestionar de una manera “más eficiente, sostenible, solidaria y transparente” todo el ciclo integral del agua, ha sentenciado.

Así se ha pronunciado un día antes de que se debata en el un dictamen, de PSOE y Podemos, que servirá de base para la nueva ley de Cambio Climático en proceso de elaboración por el Gobierno, “en el cual se sostiene que hay que redimensionar los trasvases y que la Cuenca del Segura debe reajustar sus necesidades de agua”.

“Todos los pasos que se den para que este modelo de trasvase pase a la historia van a ser bienvenidos”, ha afirmado el también secretario regional de Podemos, quien espera que todos los pasos que se vayan dando al respecto se aprueben y se puedan materializar.

Considera que “hay que ir más allá y ser más ambiciosos”, recordando que Podemos presentó el Acuerdo Social del Agua que, a su juicio, es la línea a seguir y genera un consenso amplio y la prueba de ello, ha señalado, es que cien organizaciones de distintas regiones lo están apoyando porque “todos entendemos que el agua es un bien de todos que no puede estar sometido a la lógica de la mercantilización y a la lógica de la opacidad”.

De su lado, el portavoz de Ecologistas en Acción en Castilla-La Mancha, , que se ha reunido con para abordar distintas cuestiones, ha apuntado que todas estas iniciativas parlamentarias demuestran que “algo se está moviendo” en torno al tema del trasvase y en torno a la gestión del agua.

Según ha aseverado, el cambio de Gobierno ha favorecido este cambio de enfoque del análisis de los problemas del agua y opina que está siendo un “buen inicio” en una situación, ha añadido, en la que Castilla-La Mancha “por fin” ha hecho ver al conjunto de España los daños medioambientales que está provocando el trasvase y qué condicionantes genera en su actividad social y económica.

Hernández espera que “más pronto que tarde” se lleven a cabo los cambios de normativa y se apruebe una inversión económica que “nos permita adaptarnos a esa nueva situación”.