A lo largo de su intervención en la ponencia inaugural de la Conferencia Internacional ‘Smartcities y desarrollo sostenible’ que acoge la ciudad de Cuenca durante este fin de semana, Moratinos ha animado al Consejo de Seguridad de la a “asumir su responsabilidad, porque hasta ahora solo se preocupaba de las cuestiones de seguridad militar, de la seguridad dura”, con la convicción, ha reiterado, de que “las catástrofes naturales, las hambrunas o el ébola no afectan a la seguridad”.

Por esa razón, ha defendido que las Naciones Unidas “deberían impulsar políticamente esta cuestión, porque no basta con que los 193 estados miembros suscriban esos objetivos de Desarrollo Sostenible”, en torno a los cuales, ha afirmado, el Consejo de Seguridad debería promover un debate anual sobre las cuestiones de “seguridad no estrictamente militar, sino sobre aquellas que, al final, son las causantes del origen de inestabilidad, conflicto o crisis”.

DECLARACIÓN POR LA SOSTENIBILIDAD

Paralelamente, ha insistido en que “la Asamblea General debería suscribir una gran declaración por la sostenibilidad”, porque, ha admitido, si la comunidad internacional desea que en un futuro el mundo pueda “garantizarnos prosperidad, bienestar, justicia y libertad, tenemos que trabajar para lograr que ese mundo sea sostenible”, empeño en el que también deben involucrarse, a su entender, las grandes corporaciones multinacionales.

Y todo ello, en un mundo “del crecimiento por el crecimiento en el que, sin el nexo de la comida, energía y agua, tendrá pocas capacidades de supervivencia” y en una época, la del antropoceno, ha continuado, “en la que el ser humano tiene la capacidad de dirigir, construir y manipular su futuro”, pero también, “en la que el propio ser humano es el que está afectando y rompiendo los equilibrios medioambientales, económicos, sociales o tecnológicos”.

A este respecto, ha reflexionado, 2015 será un “año decisivo”, en el que, en septiembre en , se fijarán los 17 nuevos objetivos de desarrollo sostenible y en el que tendrá lugar la cumbre del cambio climático que se celebrará en .

RED ESPAÑOLA DE DESARROLLO SOSTENIBLE

En otro orden de cosas, en su alocución, y como responsable de movilizar a la sociedad española en la consecución de dichos objetivos, Miguel Ángel Moratinos ha recalcado que la agenda de sostenibilidad “no es algo a ignorar por parte de un Estado”, subrayando que todo gobierno “que desee lo mejor para sus ciudadanos, deberá incluir en su agenda los objetivos de desarrollo sostenible”.

Así, ha anunciado que, como responsable de la Red Española de Desarrollo Sostenible impulsada desde el foro de Cuenca, pedirá a los partidos políticos con representación que concurran a las próximas elecciones que “suscriban el pacto de sostenibilidad para España”, concluyendo que el que no esté “dispuesto a apoyar sus objetivos es que no comprende los retos y desafíos de esta nueva sociedad”.

En cuanto a la Red, ha informado de que contará con un consejo asesor integrado por “eminentes personalidades vinculadas y con experiencia y compromiso en las diferentes áreas de los nuevos objetivos de desarrollo sostenible” y ha aseverado que nace con el objetivo de “movilizar a la sociedad española para que sea parte del compromiso”.

LA CLAVE DE GÉNERO

Por su parte, la presidenta de la por , Fernández de la ha hecho hincapié en la necesidad de introducir la clave de género en el impulso de los objetivos de desarrollo sostenible, marcando como uno de los “grandes desafíos de nuestra época” el conseguir que el desarrollo y el crecimiento económico “sea también compatible con la salud de nuestro hermoso planeta”.

Fernández de la Vega ha recordado, asimismo, que la mujer es la principal víctima, pero también “agente de adaptación”, insistiendo en su papel “fundamental en el control del cambio climático”, porque, ha remarcado, “los cambios en el clima alimentan los conflictos a gran escala y las violaciones de derechos humanos”.

Finalmente, el alcalde de Cuenca y anfitrión de este evento, , se ha referido al desarrollo sostenible como “el desarrollo posible de nuestro planeta, no ahora, sino desde hace ya algún tiempo” y ha confirmado que Cuenca está inmersa en un proyecto de desarrollo sostenible que, a partir de su patrimonio natural, aúna “creación de empleo, dotación de energía térmica más barata a los ciudadanos y mejor estado de conservación de nuestros bosques con menos emisiones de CO2”.