Desde el Consistorio conquense, según ha informado en nota de prensa, se ha decidido actuar por la vía administrativa en base al artículo 17 de la Ordenanza Municipal para Proteger los Espacios Públicos y la Convivencia Ciudadana, relacionado con el régimen de sanciones por “degradación visual del entorno” por “grafitos, pintadas y otras expresiones gráficas”.

En este punto se estipula que “tendrán la consideración de infracciones graves, sancionables con multa de 750 a 1.500 euros, las pintadas o grafitos que se realicen” entre otros espacios “en los elementos de los parques y jardines públicos”.

Además, según el artículo 18 de “intervenciones específicas” el Ayuntamiento, “subsidiariamente, podrá limpiar o reparar los daños causados por la infracción, con cargo a la persona o personas responsables y sin perjuicio de la imposición de las sanciones correspondientes”.

Por otro lado, además de la tramitación por la vía administrativa, se informará al órgano jurídico correspondiente por si fuera objeto de sanción penal, máxime cuando se trata de un espacio ubicado dentro del Casco Histórico catalogado como Patrimonio de la Humanidad.