Así lo ha avanzado, en declaraciones a Europa Press, la secretaria de este colectivo, Mónica Raspal, quien ha precisado que dicho evento comenzará con el descubrimiento de una placa en la que se detallará “por qué se hace el mural y el sentido que tiene”. A continuación, se mostrará el resultado del taller de repoblación que se desarrollará durante todo el mes de julio, en el que se recrearán figuras humanas y “escenas que, en su día, fueron cotidianas”.

Esto servirá para rendir un homenaje a las 26 personas que actualmente residen en Portalrubio e incluso, “siendo muy utópicos, como un reclamo para que, ojalá, algún día estos espacios vuelvan a estar habitados”. Unos espacios que serán visitados el 9 de agosto en un recorrido que concluirá en la plaza del pueblo, adonde, “como acto reivindicativo”, se trasladarán todas las figuras en una velada que finalizará con un concierto de Five Regrets.

Con ello, la asociación pretende “dar un poco de color al pueblo” y hacer una “llamada de atención” a la administración “para que intervenga y tome medidas”. “Sabemos que muchos pueblos como el nuestro, probablemente, acaben desapareciendo y la idea es que se sepa que existimos en algún momento”, ha continuado Raspal, advirtiendo de que, en lo “poco que le quede de vida, Portalrubio va a seguir dando la batalla”.

MURAL

En relación al trabajo de ‘Freskales’, Raspal ha subrayado que la obra “pertenece a todos los que la han impulsado” gracias a una campaña de micromecenazgo en la que han participado vecinos del pueblo, antiguos residentes e incluso habitantes de otros municipios cercanos.

Bajo el título ‘No extinción’, el mural ha sido concebido como una “alegoría al posible futuro que puede tener Portalrubio”, según su autor, que ha colocado un buitre “al acecho” presidiendo la imagen de un pueblo también “en peligro de extinción”.

Se trata, defiende, de un “llamamiento bonito, dentro de lo que cabe, para que quede el mensaje de que hay que ayudar a Portalrubio de alguna manera” y por ello su mural está lleno de color, “para que no quede un resultado tétrico y pesimista” como el futuro de localidades cercanas como La Peraleja, que ya se han interesado en llevar a cabo una iniciativa de este tipo.

Por su parte, el alcalde de Portalrubio de , , ha calificado de “impactante y colorida a la vez que respetuosa” una propuesta que surge “para llamar la atención” sobre un problema “serio y grave que hay que visibilizar”.

“Arranca en los años cincuenta y aún no se ha hecho nada”, añadiendo que, “a día de hoy, la única administración que se ha implicado de lleno es la Diputación”.

“El resto no tiene nada más que buenos propósitos y miles de estudios y de consultorías sin ningún efecto final, porque los pueblos se mueren”, ha lamentado.