El encargado del proyecto, Francisco Pérez de Ledesma, ha adelantado que el museo servirá para conocer la identidad del municipio y del “producto estrella que le ha hecho famoso”. Así, ha destacado que se trata de un “museo de identidad”, donde el visitante podrá conocer el municipio, su historia y cómo se ha desarrollado a lo largo de los años.

De este modo, Pérez de Ledesma ha resaltado la importancia del Museo del Ajo dentro del turismo cultural, gastronómico y de interior. “Será toda una referencia que recogerá la esencia de esta tierra, de sus agricultores y de sus costumbres”, ha señalado.

Así, según ha explicado, el museo tendrá un espacio dedicado a la historia de Las Pedroñeras; un municipio dedicado a la agricultura y, a través de su colección etnográfica se podrá descubrir cómo vivían, como vestían, cuáles eran sus tradiciones; en definitiva, cómo desarrollaban su vida. Todo ello a través de un recorrido que permitirá asomarse a valiosas piezas de los siglos XVIII y XIX, ha informado la feria del ajo en nota de prensa.

UNA SALA PARA EL AJO

La muestra contendrá una sala dedicada exclusivamente al ajo, no solo como pieza simple dentro de la agricultura, sino a nivel de proyección científica, médica y se expondrán, asimismo, las conclusiones e investigaciones que se están realizando en relación con el mismo.

Francisco Pérez de Ledesma explica que este museo será “abierto, puesto que el objetivo, una vez que abra sus puertas, es seguir ampliándolo para aportar las nuevas investigaciones y avances que se conozcan en torno al ajo”.

Un lugar importante en el Museo de Ajo será para la Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras; una feria tradicional que se lleva celebrando 46 años en el municipio.

Los visitantes podrán disfrutar de fotografías, piezas históricas y documentos audiovisuales que resaltarán el pasado y el futuro de uno de los ingredientes más vinculados con esta tierra, y que forman parte de la seña de identidad de Las Pedroñeras.