Así se ha expresado en su intervención durante inauguración de la exposición del artista neoyorquino en Cuenca, donde ha señalado que el trasvase es “uno de los grandes problemas” que Castilla-La Mancha arrastra desde el pasado.

“No se le ocurrió sino al dictador hacer una obra, que en democracia sería intolerable, como es el trasvase Tajo-Segura que tanto nos hipoteca” ha afirmado.

García-Page ha hilado el tema del trasvase con la inauguración de esta muestra expositiva, asegurando sobre la exposición que “se basa en la luz”, algo que ha utilizado para reconducir su discurso. “Me apetece mucho que se hable de luz, pero también de agua. El artista la considera como una materia prima para su obra y nosotros en Castilla-La Mancha para la vida”.

En alusión al Levante, ha continuado preguntándose si habrá que patrocinar también esta muestra “para que vaya a o y así sepan que el agua es importante para la región en todos los sentidos”.