Esta muestra, que permanecerá en tierras manchegas hasta el próximo 17 de julio, es el resultado de un proyecto artístico acometido entre los años 2015 y 2016, en el que el artista zaragozano reflexiona sobre el poder de reminiscencia que presentan determinados objetos obsolescentes, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

Interpretado como una alegoría de la memoria sonora parcialmente transferida en materia física, las obras contenidas en ‘Paleofonografías’ remiten a la idea de un tiempo pasado cuya indeterminada evocación es susceptible de surgir a través de la contemplación de las imágenes que, a modo de particulares fósiles, sugieren las superficies pétreas.

El origen objetual de las caprichosas grafías que ofrecen las distintas piedras corresponde a casetes y cintas magnéticas de audio. Estas han sido directamente escaneadas como objetos tridimensionales y las imágenes tratadas digitalmente antes de ser definitivamente transferidas manualmente a cada una de las piedras.

Éstas, en ocasiones, se muestran como pequeños puzles que hablan tanto de fracción y ruptura como de continuidad y plenitud. Se ofrecen, en definitiva, como pequeños indicios de una memoria individual, también colectiva, de sonidos extintos transmutados en enigmática imagen con voluntad de ser preservada. Portales físicos de la memoria que nos han de sobrevivir.

JAVIER ARIZA

De la actividad académica de Javier Ariza (Alagón, , 1968), se puede decir que se centra en la investigación interdisciplinar de las relaciones del sonido con las artes plásticas. Sus líneas de investigación se ubican en el sonoro y las tecnologías de la imagen y, de hecho, ha participado como investigador colaborador activo en varios proyectos I+D+i, además de colaborar con el (CDCE) de la UCLM.

En el ámbito de las publicaciones, indicar que Ariza ha coeditado la revista especializada en arte sonoro y radiofónico ((RAS)) y ha participado en la edición de algunas publicaciones como: El arte de los sonidos fijados, de Michel Chion; La emisión del pánico, de Howard Koch; Pomelo, (edit. CDCE). Además, es autor de distintas publicaciones divulgando el arte sonoro entre las que cabe destacar el libro Las imágenes del sonido. Una lectura plurisensorial en el arte del siglo XX.

También ha participado en diversos proyectos de arte electrónico y comunicación como ‘Radio Horizontal’96: Rivers and Bridges’ (Unión Europea de Radiodifusión), ‘Umbral Sonoro’ (Museo Carrillo Gil, México) y ‘Le Train Fantome’ (Francia), además de haber sido galardonado en el ‘III Concurso Internacional de Arte Radiofónico’ (LAMU, , 1997) y participar en la exposición ‘Arte Sonoro en España (1961-2016)’ organizada por la el pasado 2016.